ESTE BLOG SE CERRARÁ EN BREVE (si no tenemos tiempo para mantenerlo... ¿para qué tenerlo parado?)

martes, 17 de julio de 2012

Crisis y educación

Es un día cualquiera. Circulo con mi coche por una calle y me percato de que el coche de delante tiene unas llaves puestas en el maletero mientras circula tan alegremente. Toco levemente el claxon para advertirle y, a cambio de mi amabilidad, obtengo un intento de agresión acompañado de decenas de insultos. Me aparto mientras el vehículo se aleja de mí con su conductor dando manotazos al aire y unas llaves balanzeándose en la cerradura del maletero.

Un rato después consulto la prensa. Una diputada ha gritado en pleno Congreso "!que se jodan¡". Diversos medios no se ponen de acuerdo sobre a quién va dirigido el exabrupto. A mí me da igual. A un diputado deberían expulsarlo inmediatamente por algo así, pienso. Me acuerdo de que los mismos que atacan fieramente a esta diputada son los que hace no mucho aplaudían a otro diputado que gritó "!gilipollas¡" también en el Congreso.A éste también debieron expulsarlo, pienso.

Me encuentro a un amigo por la calle. Va con su hijo de 14 años. El niño me deja con la mano en el aire y ni me saluda. El padre pasa del tema mientras el niño me mira con desprecio sin soltar palabra.

Mi señora me manda al Mercadona. Unas niñas de 17 años compran para celebrar la próxima mayoría de edad de una de ellas. Lo sé porque lo dicen a voz en grito mientras se dirigen a la cajera con sutiles y elegantes expresiones del tipo "tía no me jodas". Visten como Lolitas y a una de ellas le importa un güevo que las lorzas le rebosen encima de la minifalda y que asome (lleva un top) una barriga del aspecto de la mía. Yo al menos tengo más de 40 tacos y ella 17, pienso.  Y además no enseño la barriga.

A una de las niñas le suena el móvil. Habla. "No jodas guarra", dice a voz en grito. Descubro con quién habla cuando cuelga afirmando a gritos "!era mi puta hermana¡".

Salgo del Mercadona. Una pareja de no más de 16 años pasa a mi lado. Ella lanza un esputo a la acera. Tengo que apartarme para que no me dé.

Llego a casa. Hago zapping. Sale un programa llamado "Hombres y mujeres y viceversa". Cuando no he salido aún de mi asombro cambio de canal. Belén Esteban y el Sálvame. Quito la tele y me deprimo.

En plena depresión pienso que mañana seguiremos hablando de los políticos, de la prima de riesgo y de su puta madre como causantes de la crisis. Pero mientras alguien no arregle el problema de la educación no hay nada que hacer.

2 comentarios:

JL dijo...

Se han perdido las formas. Lo visto en el Congreso con esos insultos son la proyección de lo que pasa en la calle. No sólo son los detalles que has explicado. Es venir varias personas ocupando toda la acera y no apartarse ninguna para dejarte paso obligando a atropellar a la del extremo para reclamar tu derecho de paso, y después exponerte a una agresión física o verbal. Es quedar un asiento libre en el transporte público y apartarte un maromo de menos de 30 años a codazos para hacerse con él. Es caminar por la calle sin paraguas y lloviendo, y la persona que se te cruza ataviada de paraguas camina por el sitio guarecido y te obliga a evitarla por el sitio desguarecido, sin hacer el más mínimo ademán de apartarse. Es estornudar por aspersión en un medio público atestado. Es... muchas cosas. Y todo eso impregna otros ámbitos donde en teoría debería darse ejemplo, como el Congreso. O actuamos con prestanza en estos casos, o estas faltas de educación generalizadas serán cada vez mayores, llegando cada vez más al límite del "todo vale".

Señor Ogro. dijo...

Los políticos regalaron algo tan fundamental como la educación a los reinos de taifas; que rapidamente convirtieron a las escuelas en madrasas.

Unido a ello, sacaron la LOGSE (y demas) para tener una juventud adocenada y sin responsabilidad. Todo son derechos, y yo, yo yo y yo.

Por si no fuera poco, el nihilismo más basto, cafre y soez se ha asentado en esta sociedad, y no ha venido solo; ha venido con un ejercito de telebasura, auténtica mierda.

Sumen, ¿es tan raro todo esto que han contado?, claro que no. Lo excepcional y raro sería que pasara lo contrario.