ESTE BLOG SE CERRARÁ EN BREVE (si no tenemos tiempo para mantenerlo... ¿para qué tenerlo parado?)

miércoles, 25 de julio de 2012

Crisis y Justicia

Si el otro día comentamos acerca de la educación hoy nos toca la Justicia.
Se podrían poner muchos ejemplos del tema, pero nos quedaremos con una simple anécdota.

El otro día circulaba en mi vehículo y en una radio de alcance nacional, no recuerdo cuál, el locutor de turno iniciaba un debate a dos. Fue una curiosa discusión, porque lo cierto es los dos contertulios estaban básicamente de acuerdo en la idea que defendían.

Y he ahí, en el punto de acuerdo de la discusión, donde radica la paradoja judicial española. Y es que un representante de Jueces para la Democracia y otro de la Asociación Profesional de la Magistratura afirmaban y defendían con total convencimiento que la Justicia española no está politizada. ¿Acaso hay un mejor ejemplo de politización de la Justicia?

Pues eso. Mañana seguiremos con la prima de riesgo, los mercados, el BCE y demás historias comno causantes de la crisis. Pero hasta que alguien no arregle la politización de la Justicia aquí no hay nada que hacer.

martes, 17 de julio de 2012

Crisis y educación

Es un día cualquiera. Circulo con mi coche por una calle y me percato de que el coche de delante tiene unas llaves puestas en el maletero mientras circula tan alegremente. Toco levemente el claxon para advertirle y, a cambio de mi amabilidad, obtengo un intento de agresión acompañado de decenas de insultos. Me aparto mientras el vehículo se aleja de mí con su conductor dando manotazos al aire y unas llaves balanzeándose en la cerradura del maletero.

Un rato después consulto la prensa. Una diputada ha gritado en pleno Congreso "!que se jodan¡". Diversos medios no se ponen de acuerdo sobre a quién va dirigido el exabrupto. A mí me da igual. A un diputado deberían expulsarlo inmediatamente por algo así, pienso. Me acuerdo de que los mismos que atacan fieramente a esta diputada son los que hace no mucho aplaudían a otro diputado que gritó "!gilipollas¡" también en el Congreso.A éste también debieron expulsarlo, pienso.

Me encuentro a un amigo por la calle. Va con su hijo de 14 años. El niño me deja con la mano en el aire y ni me saluda. El padre pasa del tema mientras el niño me mira con desprecio sin soltar palabra.

Mi señora me manda al Mercadona. Unas niñas de 17 años compran para celebrar la próxima mayoría de edad de una de ellas. Lo sé porque lo dicen a voz en grito mientras se dirigen a la cajera con sutiles y elegantes expresiones del tipo "tía no me jodas". Visten como Lolitas y a una de ellas le importa un güevo que las lorzas le rebosen encima de la minifalda y que asome (lleva un top) una barriga del aspecto de la mía. Yo al menos tengo más de 40 tacos y ella 17, pienso.  Y además no enseño la barriga.

A una de las niñas le suena el móvil. Habla. "No jodas guarra", dice a voz en grito. Descubro con quién habla cuando cuelga afirmando a gritos "!era mi puta hermana¡".

Salgo del Mercadona. Una pareja de no más de 16 años pasa a mi lado. Ella lanza un esputo a la acera. Tengo que apartarme para que no me dé.

Llego a casa. Hago zapping. Sale un programa llamado "Hombres y mujeres y viceversa". Cuando no he salido aún de mi asombro cambio de canal. Belén Esteban y el Sálvame. Quito la tele y me deprimo.

En plena depresión pienso que mañana seguiremos hablando de los políticos, de la prima de riesgo y de su puta madre como causantes de la crisis. Pero mientras alguien no arregle el problema de la educación no hay nada que hacer.