ESTE BLOG SE CERRARÁ EN BREVE (si no tenemos tiempo para mantenerlo... ¿para qué tenerlo parado?)

martes, 5 de junio de 2012

Escayola, olor y ordenador

Si ha leído usted las enteriores entradas habrá visto que la escayola tiene sus inconvenientes, comenzando por las relaciones sexuales y tertminando por algo tan sencillo como beber un vaso de agua.

Pero hay dos cosas en que nunca se me habría ocurrido pensar: el olor y el ordenador.

El olor: Sí, amigo lector. Ha leído usted olor y no dolor, que el dolor ya se supone tras notar cómo se desgarran y rompen todos los ligamentos del codo. La escayola huele...
Verán. Si ustedes recuerdan el motivo de la lesión fue un accidente de bicicleta, por lo que la entrada en Urgencias fue con el preceptivo uniforme de ciclista y la correspondiente sudada de quien realiza ejercicio físico.
Por allí nadie pensó en un hecho tan sencillo como el sudor. En mi caso fue por el dolor. En cuanto a los médicos sencillamente pasaron del tema. Así que a uno le meten la escayola sobre un brazo sudado y cuando llega a casa se ducha. Sin embargo el brazo está oprimido por la escayola y no se puede lavar.

Llene de sudor su piel, enciérrela dos semanitas sin que le dé la luz y deje que el sudor reaccione al espacio cerrado, a la falta de aireación. El proceso químico correspondiente deja una especie de ácido o quién sabe qué de un olor pestilente y nauseabundo.

La parte positiva es que el olor permanece encerrado y no suele salir a la superficie. La parte negativa es que a veces emana al exterior desde su hombro y le fríe la pituitaria. Bueno, también es negativo pensar qué clase de gusanos y parásitos recorrerán su brazo atráidos por tan delicioso cóctel de sudor macerado en 2 semanas de encierro.

El ordenador: Son ustedes inteligentes y ya lo han adivinado. Escribir sólo con la mano izquierda hace que una triste entrada en este blog me cueste tanto tiempo como a Stephen Hawking escribir una conferencia. Estoy hasta los güevos de la escayola. Menos mal que mañana ya me la quitan...

3 comentarios:

JL dijo...

Cuando le retiren la escayola, no se asuste si el médico lo hace con careta anti-gas... eso sí... uno se alegra de que todo este Vía Crucis inducido por un Crucis en la Vía extemporáneo llegue a su fin sin necesidad de ser crucificado ni coronado de espinas.

Ahora, a ver qué hacemos... tras todo este tiempo sin poder comer y beber decentemente, sin poder manejarse en el lavabo, sin poder ducharse en condiciones, sin llegar al mínimo de realización sexual requerido... no me sea una fiera que sale en estampida tras un largo encierro, que con lo modosito que ha estado estos días igual a alguien se le ocurre volverle a este estado en un plis plas y vuelve a escribir tan maravillosas entradas con... lo que sea...

Señor Ogro. dijo...

Buenooo, por fin le quitan la escayola, albricias.

Aparte del olor, no se asuste si nota ahora un brazo como el de popeye y el liberado como el de olivia.

Ahora, auguro que la primera visita al baño será gloriosa y entre trompetas y aplausos. Al menos fue en mi caso así cuando durante mi lesion en la cadera por fin me dejaron salirme de la cama.

Solo me faltó un coro y la filarmonica de Londres tocando de Final Countdown.

Anónimo dijo...

Piolet_para_trosko

Hicimos que pareciera una ccidnete los de la caiguda en bicicleta. La próxima bvez usaremos toxica de ricino o uranio empobrecido.
Seria advertencia alos desviacionistas como usted, Kamarada.
Piolet para todos-