ESTE BLOG SE CERRARÁ EN BREVE (si no tenemos tiempo para mantenerlo... ¿para qué tenerlo parado?)

lunes, 2 de abril de 2012

Las tres reglas

Desde hace más de 15 años vivo sin vivir en mí una semana de cada mes. Cuando comienza esa semana no entiendo nada de lo que ocurre en mi casa y todo me desconcierta.

Pensaba que tenía alguna enfermedad cíclica que me hacía no comprender nada una semana al mes. Acudí hace años a un especialista por si mi percepción de las cosas estaba distorsionada. "No se preocupe" me dijo. "Usted no tiene ningún problema mental; es todo cosa de la regla". ¿Y qué tendrá que ver la sangre de la menstruación con que yo no comprenda nada de lo que ocurre?, le pregunté al especialista. "Nada. Son las hormonas, no la menstruación en sí", me contestó. ¿Soluciones?, pregunté inocentemente. "Ninguna" contestó, "simplemente que pase esa semana lo antes posible".

Han pasado los años y he aprendido a esconderme cuando llega la semana., No hablo, no pienso, no miro, no subo, no bajo y evito los problemas. No sirve de mucho, porque las hormonas hacen su trabajo y me caen chorreos impresionantes sin que nunca sepa por qué. Mi único consuelo era que la semana pasa en 7 días.

Pero desde hace un tiempo estoy perdido, hundido, deprimido, masacrado. Mi hija mayor se apuntó hace algo menos de un año al festival de ciclos femeninos. Y es buena hija de su madre, así que se parecen mucho. Y ahora paso dos semanas al mes sin entender nada de lo que ocurre. Es demasiado para mí.

Juro que entiendo más a un kirguizo filosofando sobre la levedad del ser y el censo enfitéutico en su lengua autóctona que a una mujer con el periodo. Pero no es ése el problema.

Mi problema es que tengo otra hija. Y es cuestión de tiempo que se apunte al ciclo femenino. Y entonces serán... serán... entonces serán... !!!!tres semanas mensuales de incomprensión¡¡¡. Mi ciclo de vida normal y apacible sólo durará una semana el mes.

En breve mi vida consistirá en una sucesión de 3 reglas-1 semana, 3 reglas-1 semana, y así hasta que acabe como un personaje de "Alguien voló sobre el nido del cuco". Ése es mi futuro...

2 comentarios:

JL dijo...

¿Sabes cuál hubiese sido la solución? Tener una tercera hija... con un poco de suerte su período lo hubiesen tenido en semanas diferentes y los cambios de carácter serían diarios, por lo que en vez de un problema sería una constante en tu vida, y no la excepción que confirma (... jateee) la regla...

Señor Ogro. dijo...

No desespere don Pkdor, podemos plantear campos hipotéticos y alternativos al desastre que plantea:

1. Todos los ciclos menstruales se sincronizan (igual con hipnosis lo puede arreglar.. por lo menos podria hacerlas cacarear). De esta forma las semanas de sufrimiento serían menos.

2. Los transtornos menstruales se anulan unos con otros.. o lo que es lo mismo, se pegan y chillan entre ellas y vd se hace el sueco.

3. Vd les da la razón siempre bajo el consabido y siempre útil "si cariño" o "ahá".

4. Doña menopausia aparece por donde su señora y ya serían dos para soportar lo que quede.

5. Se hace eremita retirándose 3 de cada 4 semanas a alguna cueva. Y donde digo cueva podemos poner sauna u hotel con vistas a la playa.

Sea positivo, siempre hay esperanza.