ESTE BLOG SE CERRARÁ EN BREVE (si no tenemos tiempo para mantenerlo... ¿para qué tenerlo parado?)

viernes, 13 de abril de 2012

El ET y el porno



La anécdota que toca hoy ocurrió hace ya demasiados años. Tantos, que la protagoniza un aparato de vídeo VHS.
Por aquellos ya remotos 80 conocía una familia cuyo padre era un opusiano de tres pares de cojones. Más recto que una vara, puritano y beato ad nauseam. El tipo del que hablo tenía dos hijos, a la sazón amigos míos, que tuvieron la suerte de ser normales. Quiero decir que no siguieron la estela de su padre.
El caso es que  circuló entre las amistades un vídeo porno. Por si usted es un lector joven, ya sabemos que hoy una escena porno es fácil de ver sólo apretando un link en el pecé. Pero en los 80 para ver porno había que alquilar una peli o conseguir que te la grabaran, así que no era tan fácil como ahora.
El caso es que al genio que grabó la peli no se le ocurrió mejor idea que etiquetarla como "ET". Así de simples eran algunos adolescentes. Aunque el título es lo de menos no deja de ser gracioso recordar ahora ET y vincularla al porno, aunque el marciano cabezón aquél no tuviera ni güevos ni polla.
Mis amigos veían la cinta, obviamente, a escondidas. Y en ésas va y el vídeo se enganchó, de tal forma que la cinta no podía sacarse del aparato.
Con esa estúpida falsa impunidad del adolescente se largaron al día siguiente al colegio con la seguridad de que nadie vería la cinta, porque se había quedado enganchada y ET no le interesaría a su padre, un tipo que casi negaba a Darwin.
Pero el padre, por la razón que fuera, se enteró de que el vídeo se había enganchado y no se le ocurrió mejor idea que arreglarlo diligentemente. Para ello llamó a un técnico (entonces aún se arreglaban los electrodomésticos).
Lo demás se lo pueden ustedes imaginar. Cuando mis amigos llegaron a casa se enteraron de que la peli ET se desenganchó del video y que el técnico artífice del arreglo y su padre visionaron justo la escena en que dos negros con sus sendos cacharros de considerable tamaño presentaban sus credenciales a una chati con el desparrame correspondiente y el resultado que ustedes se pueden imaginar.
Aquello provocó una importante crisis familiar, pero lo cierto es que el opusiano no consiguió que sus hijos siguieran el camino. Hoy los dos son unos golfos.

1 comentario:

Señor Ogro. dijo...

Ay que tiempos con el porno en aquellos años.... Me acuerdo cuando dos amigos alquilamos en el videoclub una pelicula erotica, medio porno, llamada creo recordar megavixens o algo así

La metemos en el flamante VHS con no se cuantos cabezales y se veía muy mal.. algo se atisbaba (mejor que en el celebre canal + posterior).. pero se veia mal.

Al videoclub.."oiga, que esto se ve mal.. ¿tienen otra copia?".

Agarra el tio, y en mitad del videoclub.. repleto de gente, mete la cinta y la pone en una tv enorme. Claro, allí aparecio todo el tema mientras el tipo nos aleccionaba "esto ya veis que se ve bien".

Cogimos nuestros colores y verguenza, y nos fuimos.