ESTE BLOG SE CERRARÁ EN BREVE (si no tenemos tiempo para mantenerlo... ¿para qué tenerlo parado?)

martes, 6 de septiembre de 2011

Vaya país

Llevo algún tiempo sin escribir ningún artículo del tema "politiqueos". La causa es clara. En este país de mierda entre unos y otros han conseguido que la política me dé miedo. No digo que haya dejado de interesarme. Digo que lo que pasa en este puto país da auténtico miedo.

Miedo da tener la absoluta certeza de que casi todos nuestros políticos pasan olímpicamente del bien común y sólo quieren perpetuarse en el cargo y mandar (lo de robar lo dejo por obvio).

Miedo da ver la manifiesta ineptitud, incompetencia y falta de profesionalidad del gobierno actual.

Miedo da la absoluta irresponsabilidad del gobierno actual, del anterior y de los políticos en general.

Miedo da la falta de respeto por las ideas de los demás.

Miedo dan los brotes de violencia totalitaria que se empiezan a vislumbrar desde hace un tiempo en algunos sectores.

Miedo da que los medios de comunicación se hayan sumado al carro de las descalificaciones e irresponsablemente se dediquen a enfrentar a un pueblo que en principio pasaba de estos temas.

Miedo da ver tanto talibán de la verdad absoluta.

Miedo da el nacionalismo irresponsable, totalitario y violento que crece ante la incompetencia, cobardía y absurda comprensión de nuestros gobernantes.

Pero lo que más miedo da es ver cómo el pueblo se va contagiando poco a poco de este clima asqueroso y se empapa de la famosa crispación, esa palabrita que todo político dice sufrir pero no practicar, cuando en realidad es justo lo contrario.

Por eso voy a dejar durante un tiempo de escribir en el tema "politiqueos" (obviamente, el dedicado a la política). Porque me da miedo y porque me da asco la situación a la que se está llegando.

PD: Sé que no hablar de política me hará perder millones de lectores. Pero cuando se escribe para nadie y te leen 3 ó 4 has batido un récord. Y con eso me conformo. Y además, qué coño. Yo no escribo para nadie.

Au

Otra PD: Este post lo publiqué en mi anterior blog allá por 2006. Y miedo da que hoy sea aún más actual que entonces y la realidad más extrema.