ESTE BLOG SE CERRARÁ EN BREVE (si no tenemos tiempo para mantenerlo... ¿para qué tenerlo parado?)

viernes, 17 de junio de 2011

No somos ciudadanos

A los que crecimos en plena transición nos prometieron muchas cosas, pero una de las que más nos molaba era ser ciudadanos. Y a eso aspirábamos, a ser ciudadanos.

El problema es que jurídicamente éramos menores, y teníamos la impresión de que para alcanzar el deseado estatus de ciudadano era necesario cumplir los 18 años y sobre todo poder votar.

Por eso en las primeras elecciones en que uno es mayor de edad se tiene la conciencia de que se es, por fin, ciudadano. Pero no es así. Ellos quieren que te sientas ciudadano... "ejerce tu derecho al voto" te dicen, "es el ejercicio de un derecho democrático" te insisten, y blablabla, hasta convencerte de que eres un verdadero ciudadano. Pero ahí está su arte: te convencen para que te sientas ciudadano, pero para ellos sólo eres un elector.

Luego terminamos los estudios y buscamos un empleo, -aún no estaba tan extendida entonces la cultura del subsidio-, y nos encontrábamos más plenos, más realizados. Ahora sí que éramos auténticos ciudadanos. Pero no. Ellos nos hablaban de responsabilidad, de trabajo, de formación, de futuro... y simplemente nos estaban convirtiendo en contribuyentes.

Pasaron los años, cumplimos los 40 y, con el paso del tiempo, nos dimos cuenta de que nunca habíamos sido ciudadanos. Sólo fuimos menores que pasaron a la condición de electores periódicamente, y a la condición permanente de contribuyentes sujetos a la férrea disciplina de la AEAT.

¿Indignados? Yo sí que estoy indignado, la gente en mi misma situación con la que hablo sí que está indignada. Pero mientras seguimos indignados continuamos ejerciendo de contribuyentes y presentando previo pago de su importe nuestra putas declaraciones del 110, del 303 y de su puta madre para que cuatro políticos mangantes se los lleven y otros cuatro niñatos que van de asamblearios digan que nos representan.

Y lo más curioso es que sin nosotros, -que somos los que menos pintamos-, ni unos ni otros existirían.

3 comentarios:

JL dijo...

Es lo de siempre. Unos viven bien a costa de los más, que vivimos con apuros y encima tenemos que agradecerlo y mantener a los que viven bien.

Extraordinario escrito, PK. Un abrazo.

Myles dijo...

Bravo, PK.!! Al 300%

Silver's Moon dijo...

Hola! por fin acabé mis exámenes y vuelvo a la blogosfera.

Electora, contribuyente... qué lástima, para lo que ha quedado una...

Un placer leerte, como siempre

Un beso