ESTE BLOG SE CERRARÁ EN BREVE (si no tenemos tiempo para mantenerlo... ¿para qué tenerlo parado?)

jueves, 31 de marzo de 2011

Ponga precio a su muerto

Estamos hartos de oír hablar de los mercados internacionales, esos donde se compra y se vende cualquier cosa por absurda que parezca, en forma de bonos abastractos, o de materias primas concretas, o primas de riesgos o yo qué sé.
Pero nadie nos ha dicho que todos formamos parte de uno de los mercados internacionales más importante: el de los muertos en atentados terroristas o conflictos internacionales.
El mercado de los muertos es un tanto curioso. El precio de cada muerto no se fija en dólares ni euros, sino en manifestaciones, portadas de prensa, horas de televisión, opiniones tertulianas y, a veces, hasta en invasiones o guerras "democráticas".
Además el precio de cada muerto es muy subjetivo y guarda una relación directamente proporcional con la ideología de cada cual. Porque no se valora al muerto por lo que vale una vida humana (si es que se puede calcular dicho valor), sino por la ideología de quien valora y la del muerto en cuestión.

Así, por ejemplo, para una progre español un palestino muerto por una bala perdida vale mucho más que 15 judíos muertos en un atentado suicida en un autobús urbano de Tel Aviv. Es lo que tiene ser un niñato que lleva el pañuelito palestino desde la adolescencia.
Para un joputa vasco-indepentista un niño muerto en un atentado contra una casa cuartel vale menos que un valiente joputa-gudari muerto por una ataque al corazón en la cárcel. Les comen la bola desde la cuna, qué le vamos a hacer.
Esto por poner algunos ejemplo patrios. Pero si miramos a nivel general y con la visión del mundo occidental podemos llegar a conclusiones interesantes:
-25 millones de muertos por las salvajes purgas de Stalin valen menos que 6 millones de muertos bajo la salvajada nazi. Es lo que tiene ganar la guerra.
-2.000 y pico muertos en el ataque de Pearl Harbour valen menos que más de 100.000 en Hiroshima. Otros que ganaron la guerra.
-2.000 y pico muertos en las Torres Gemelas valen menos que 20.000 en Afganistán. Es que esos no trabajaban en Manhattan.
-2.000 y pico muertos en el Chile de Pinochet valen menos que 30.000 en la Argentina de la misma época. Éste tal vez sea el caso más curioso, porque no hay diferencias de raza ni ideología, y casi ni de país, pero tal vez por un juez vedette o por lo que sea se valora más el muerto chileno en manos de Pinochet.
-Una niña violada y asesinada en España vale mucho más que 100 niñas violadas y asesinadas en Nigeria. Cuestión de geografía (la distancia) y de pobreza.
-191 muertos en un atentado en los trenes de Madrid ó 56 en un atentado en el metro de Londres valen más que los casi 200.000 muertos de la Guerra de los Balcanes.
- Y así la lista podría resultar infinita.

Sin embargo hay unos muertos que no tienen ningún valor. Casi ni se habla de ellos. Son los muertos en conflictos, revoluciones y guerras civiles africamas. Y sobre todo el millón largo de muertos de Ruanda y Burundi. Y la explicación la tiene el color negro y el hecho de que éste se ubique en la piel de los muertos y no en el inexistente petróleo de la zona.

Y es que somos occidentales. Y qué cojones. Ni somos racistas ni nos importa el dinero.

3 comentarios:

Deibid dijo...

Coincido totalmente contigo, dear friend. Aún así me chirría eso de que pongas el adjetivo joputa si son de la izquierda radical o progres simplemente. Algún ejemplo de derecha casposa también le habría dado un punto de igualdad al artículo.
Por lo demás, insisto, coincido plenamente con este post. la vida, desde occidente, parece que no se valora igual cuando ocurre en las barriadas del resto del mundo.

JL dijo...

Sólo tengo tres palabras idénticas para calificar esta entrada: ¡¡¡plas, plas, plas!!!

Anónimo dijo...

Nuevamente solo tengo que decir una cosa de tus articulos ¡ GENIAL" uun abrazo Jorge.

Vicente Almagro