ESTE BLOG SE CERRARÁ EN BREVE (si no tenemos tiempo para mantenerlo... ¿para qué tenerlo parado?)

jueves, 20 de enero de 2011

La conquista (más bien la pérdida) de la ducha

En el anterior post hablábamos de la segura pérdida de su influencia en el cuarto de baño desde el mismo momento en que una mujer entre en su vida. Pero en este blog nunca dejamos de aconsejar a las almas desvalidas, así que profundizaremos más en el tema y hoy trataremos el tema de la conquista, más bien la pérdida, de la ducha. Y por supuesto no se confunda caballero: lo que va a leer a continuación le reconfortará porque se sentirá por una vez comprendido, pero las cosas no van a cambiar.
No piense que por estar avisado puede hacer algo por recuperar su espacio vital en el cuarto de baño. Bueno, sí que hay una forma: el divorcio. Pero no se la aconsejamos, porque lo que recuperará es el baño de un piso de mierda de alquiler o de la casa de sus padres. Ya sabe, la maldición del cajón sin su ropa que decía Sabina; así que mejor piénseselo. Pero vayamos al asunto sin más dilación.

Gracias al anterior post ya sabe usted cómo va a perder su influencia en los armaritos del cuarto de baño. Ahora le vamos a contar cómo va a perder el control de la ducha:

Seguro que es usted un hombre como Dios manda (digamos "comme il faut" por si usted es laico y supiera francés, va por ti Deibid), por eso tiene en su ducha una botella de gel de litro y medio comprada en el supermercado más cercano de la que ni conoce ni le importa la marca. Y en esas maravillosas y normales circunstancias vive cuando su señora comienza a invadir la intimiddad de su ducha.

La cosa comienza casi sin enterarse cuando una serie de extraños geles y cremas invaden el estantito de su ducha, cosa a la que usted no da demasiada importancia porque su botella de litro y medio de gel de toda la vida sigue ahí.

Pero amigo, un día que usted no recordará, no se sabe cómo, su práctica botella de gel desaparecerá para no volver nunca más. La excusa, si es que la hay, será que es muy grande y ocupa mucho. Pero el hecho es que a partir de ese momento tendrá que elegir entre decenas de botellitas, botes y recipientes que invadirán su ducha y ocuparán todo espacio disponible.

Si estos primeros síntomas de la invasión le pasaron desapercibidos recuerde aquel día en que le llamó la atención que su gel no hacía espuma con carácter previo a la bronca de su señora por gastar su "body milk". O aquella semana en que su pelo lucía raro tras lavárselo sin espuma mientras consumía rápidamente el acondicionador de su señora, con nueva bronca por cierto. Si además ha sentido el frío en su cuerpo mojado mientras pelea con la extraña apertura de cualquiera de esos absurdos geles es que ya tiene todos los síntomas.

Después vienen los niños, y es aquí cuando el problema se especializa. Quien esto escribe no puede opinar del caso en que se tienen sólo niños o de ambos sexos. Pero sí de quien tiene la dura experiencia de crear sólo niñas...

Cuando nacen son bebés, y su jabón y colonia Nenuco yace pacíficamente en la bolsita de aseo para bebés sin molestar a nedie. Pero amigo, esos bebés crecen y pasan a ser niñas. Y es entonces cuando usted descubre dos cosas importantes que dominarán su vida: 1.-Las mujeres lo son desde que nacen. 2.- No es fácil convivir con tres mujeres.

Como se ha dicho los años pasan y sus hijas crecen y forman una alianza inquebrantable con su señora que hará que usted se sienta como Varsovia tras el reparto de Polonia, con alemanes y rusos atacando. No tenga esperanza, Varsovia cayó y usted tampoco tiene nada que hacer ante fuerzas manifiestamente superiores.

La ducha será invadida por decenas de geles, algunos para belleza de mujeres y otros para adolescentes. Como vemos que aún no se ha dado cuenta de lo que esto significa le daremos algunas pistas sobre los síntomas.

Cuando ya ha dado por desaparecida su botella de litro y medio de gel del supermercado y no tiene más remedio que usar extraños geles y champús, notará que un buen día un perro le olisquea y le mira extraño. Usted no se dará cuenta del todo, pero algo en su subconsciente le dirá que con esa mirada canina el perro le está llamado maricón, que es lo que piensan los perros que huelen a un tipo que se ha duchado con un gel de esencia de frambuesa y leche de almendras.

Luego notará la maravillosa hidratación del gel al aceite de oliva. Y mientras se pregunte qué ha sido del Fa de litro y medio una fina capa hidratante envolverá todo su cuerpo cual si fuera una anguila. Intentará coger un objeto y se le resbalará de las manos. Es lo que tiene el aceite de oliva.

Otro día cogerá unos de los botes que tocan esa semana y oirá a su hija gritar "!!!mamaaaaaá, papá lleva toda la semana duchándose con tu exfoliante¡¡¡". Bronca segura, oiga.

¿Y qué me dice del gel de melocotón suave? ¿A que suena bien? Una semana entera paseé mis cojones al tacto del melocotón suave. Debe ser una pasada que te los toquen así, pero no puedo contarles porque la única que me tocó los cojones aquella semana fue Hacienda previa carta certificada.

También hay días que uno se comporta con cautela. Por ejemplo un día cogí un bote en el que ponía "beurre de karité". Si lo de mantequilla ya suena a escena de "El Último Tango en París", cosa que acojona cuando se está sólo en la ducha y en pelotas, lo de karité simplemente... ¿karité? ¿qué coño es el karité?. Ese día ducha sin gel, qué remedio.

Gel de mango, de frambuesas, de moras, de leche de almendras, de esencia de avena y cilantro, yo qué sé...

Esta semana funciono con un gel a base de mantequilla de cacao y leche de coco.... no tengo palabras para describirlo. Sólo diré que esta mañana un gato ha salido corriendo a mi paso, por lo que puedo afirmar que a los gatos no les gusta la mantequilla de cacao con leche de coco. Peor para ellos.

2 comentarios:

Juan Al dijo...

No te quejes que al anónimo de arriba su mujer hasta le ha hecho cambiar de idioma

Deibid dijo...

Recibido el guiño, dear friend.
Muy bueno, me he reído mucho porque me resulta familiar.
Yo me he aliado con Nicolás para hacer frente a esta invasión de productos de "femme"....