ESTE BLOG SE CERRARÁ EN BREVE (si no tenemos tiempo para mantenerlo... ¿para qué tenerlo parado?)

viernes, 26 de noviembre de 2010

La rubia del sexto

Hace un tiempo dediqué varias entradas al vecindario donde trabajo, pero me dejé la vecina más sublime, la rubia del sexto.
En el quinto piso en el que trabajamos siempre deseábamos cruzarnos en el ascensor con la rubia del sexto. No se crean ustedes que era una tía cañón y exuberante, más bien todo lo contrario. La chica era una rubia muy guapa, con un estilo y una elegancia tremendas. Pero lo mejor de todo eran sus ojos azules. Entrabas en el ascensor y te decía buenos días con bastante seriedad pero tú sólo veías aquellos ojos azules. Al salir del ascensor suspirabas un uffff y llegabas al trabajo medio alelado.
Cualquier mañana esperabas el ascensor con otro compañero de trabajo y, cuando se abría la puerta, allí estaba la rubia del sexto, con su mirada angelical, con aquellos ojos azules. Así transcurrían las semanas, con el deseo de compartir 6 pisos en un lento y pequeño ascensor con nuestra querida rubia y sus bellísimos ojos azules. Un día la rubia nos sorpendió cuando indicó que se bajaba en el tercero (recuerdo al lector que en el 3º tenía su consulta un cirujano plástico especializado en implantes de mamas (que es la forma fina de decir ponerse tetas), como pueden recordar aquí).
Desde el día de aquella parada en el tercer piso han pasado un par de semanas sin verla.
Hoy nos la hemos cruzado en el ascensor. Una vez más no hemos podido resistirnos a mirarla. La hemos visto mejor que nunca. Es tan... por cierto ¿era rubia o morena? ¿ojos? ¿de qué color tiene los ojos?

3 comentarios:

JL dijo...

Ahora en vez de mirarla a los ojos, la tendencia será a entrar muchos en el ascensor y arrimar el ascua a la sardina... aunque más gustaría arrimar algo a eso que rima... y además tiene bouquet semejante...

Estaba claro que la rubia, pasando cada día por las narices del profesional del 3º se haría un "carbonero"...

hoeman dijo...

jajajaja, grande Pkdor. Además, ya sabemos como suelen ser en la intimidad las que tienene caras angelicales... aunque ahora sobresalgan sus senos.

Juan Al dijo...

No mientas que sí sabes el color de los ojos del cirujano plástico :P