ESTE BLOG SE CERRARÁ EN BREVE (si no tenemos tiempo para mantenerlo... ¿para qué tenerlo parado?)

miércoles, 29 de septiembre de 2010

Huelga General y lecciones de democracia

Transcribo una noticia:
"Los secretarios generales de CCOO y UGT, Ignacio Fernández Toxo y Cándido Méndez, han animado en la Puerta del Sol a varios centenares de piquetes informativos convencidos de que la huelga general, que arranca esta noche a las 00.00 horas, será "un éxito" y una "lección" de democracia.". El resto de esta desvergüenza lo pueden leer aquí.

El caso es que los piquetes "informativos" se han tomado al pie de la letra eso de dar lecciones de democracia.

Aquí unos piquetes informativos dando pacíficamente lecciones de democracia

PD: Nada más mezquino que el uso de la violencia en nombre de la libertad.

PUES YO HOY TRABAJO

Podría ponerme a la altura de los Sindicatos y lanzarme a insultarles, pero sinceramente hoy no me apetece.

O bien podría ponerme racional y dar las razones por las que considero que ésta es una huelga inútil y absurda, pero eso sería demasiado largo y hoy no me apetece.

Así que lo dejaré muy claro: HOY NO HAGO HUELGA: HOY TRABAJO COMO CUALQUIER DÍA.

Al fin y al cabo LOS SINDICATOS NO ME DAN DE COMER Y A MÍ ME SALE DE LOS COJONES TRABAJAR.

PD: Y esos elementos violentos y totalitarios conocidos como piquetes, que se vayan a la mierda.

lunes, 27 de septiembre de 2010

Gilipollez feminista a dos bandas

Hoy les vamos a hablar de hechos ocurridos hace tiempo. Pero como éste no es un blog de actualidad seguro que me lo perdonarán.

Esta mañana me he despertado con ganas de meterme con Bibiana. No es que la chica me caiga mal, más allá de la tristeza y preocupación que produce saber que es Ministra una persona con peor preparación que el 90% de la gente que conozco o que coloque a su noviete en la Administración con un sueldo tremendo. Es que con el tema del feminismo hace y dice unas gilipolleces que tiran para atrás.

Son muchas y variadas las perlas, pero una de las que más me gustó es aquélla de que los cuentos tradicionales son machistas. Tal despropósito salió allá por abril, sin que me conste que ya se haya ordenado la quema pública de cuentos. Aunque todo se andará.

Pero claro, con más de 40 años uno ya no se cree eso de las derechas y las izquierdas, ni eso de que unos son buenos y otros malos, o unos listos y otros tontos. Y es que en todas partes cuecen habas.

Porque el hecho de que los sociatas sean los reyes de la gilipollez no quita para que los peperos también practiquen en alguna ocasión la gilipollez vestida de feminismo, como podrán comprobar en este enlace.

viernes, 24 de septiembre de 2010

90

Sé que no pueden dormir porque hace tiempo que no les informo acerca de mis progresos con la dieta. Pero en este blog nos preocupamos por nuestros millones de lectores, así que toca informar de mis progresos con el objeto de que puedan conciliar el sueño adecuadamente.

Bajo la atenta vigilancia de mi señora e hijas he seguido la dieta con disciplina germánica. Lo cierto es que no paso hambre, así que se hace más fácil. El caso es que la báscula me sigue sonriendo y ya ha señalado 90 kilos.

Tras la suave carantoña de la báscula me he animado a volver a mirame en el espejo y... y... !joer¡ cada día me gusto más. Es que, kilos aparte, esto está funcionando y he perdido mucha grasa. La primera sorpresa que me he llevado es que resulta que !tenía ombligo¡. Tantos años sin asomar y al disminuir la gran lorza ha dejado ver que sí, que tenía ombligo como todo el mundo. Encima las tetillas de Buda han disminuido su tamaño considerablemente.

Esto va bien, me quiero, me gusto, me adoro. Me miro en el espejo y soy feliz, como decía aquella canción ochentera. Esto funciona. Fíjense si funciona que ayer volví a notar que cuando voy por la calle ya percibo levemente que las mujeres me miran con deseo. Dentro de 5 kilos la percepción será plena y no será deseo, será lascivia...

Seguiremos informando...

miércoles, 22 de septiembre de 2010

Romanticismo fallido

Mi señora no hacía más que echarme en cara mi falta de romanticismo. "Es que vas muy al grano" me decía. Así que me propuse engatusarla con palabras de amor. Pero no fue suficiente. Ella me decía que "todo eso está muy visto, podrías ser un poco original y ganarme con palabras románticas". Así que me puse manos a la obra.
Leí y releí todas las rimas de Bécquer, me empapé de los clásicos del siglo de oro, visioné todas las películas románticas del mercado, acudí al diccionario de la RAE en busca de palabras hermosas...en dfinitiva, hice todo lo posible para encontrar una frase romántica a la par que original.

Ayer fue el día. Preparé un cena a base de marisco con velitas, música suave y una botella de buen vino y, cuando apareció le dije: "Ven mi oíslo, que te quiero dar un ósculo".
Me pegó una hostia, me dijo que era un pervertido y se negó a cenar. Nunca entenderé a las mujeres.

lunes, 20 de septiembre de 2010

Los de foro Disney !!se van a hacer comunistas¡¡

Los lectores asiduos a este blog recordarán la polémica que surgió cuando publiqué varios posts sobre mi visita a Disneyland París, que provocó poco menos que los foreros del foro Disney me pusieran en busca y captura. Como ahora nos visitan varios millones de lectores más que entonces, he aquí los enlaces de los posts publicados para quien no conozca el asunto: el primero, el segundo, el tercero y el cuarto. Y aquí la reacción de los foreros del conocido foro para adultos.

El caso es que he descubierto que el hijo de "Querido Líder", el dictador estalinista de la próspera República Popular de Corea del Norte" fue expulsado de Japón cuando intentaba entrar con un pasaporte falso para... !!!!!!visitar Disneyland Tokio¡¡¡¡¡¡¡¡.

El estalinismo admira Disney, pronto Mickey y Pluto entrarán en el Politburó norcoreano; eso sí que es magia. Ahora no tengo ninguna duda: !!!!LOS DEL FORO DISNEY SE VAN A HACER COMUNISTAS¡¡¡¡¡

jueves, 16 de septiembre de 2010

Follando

Hace unos años ya publicamos un post con este tema, pero como este blog no es de pago nos repetimos con pequeños cambios y au.

Hoy quiero hablarles de un video que cambió mi vida y que les recomiendo encarecidamente. Verán. Yo antes era un marido normal, de esos a los que a la entrada al lecho matrimonial le recibían con una frase con 4 variables: 1.- Me duele la cabeza. 2.- Estoy cansada 3.- Me encuentro fatal, me ha bajado la regla. 4.- ¿Otra vez? Siempre estás igual. (Cualquier lector casado entenderá perfectamente de lo que hablo).

Y así transcurría mi reprimida vida hasta que un maravilloso día pude visionar lo siguiente:


Este esclarecedor video cambió mi vida por completo. Al día siguiente me compré un fuelle y lo dejé en mi mesita de noche junto a la cama. Todas las noches, antes de dormir, soplo con el fuelle varias veces: unas veces 4, otras 3, otras 5, pero nunca menos de 2.

Ahora no soy un marido normal. Soy un hombre nuevo. En los partidos de solteros contra casados causo ooooooohs de admiración entre los casados cuando cuento que todas las noches follo 3 ó 4 veces, hasta los solteros me hacen corrillo incrédulos. Al principio no se lo creían, pero al verme tan contento me han convertido en su ídolo. Ya hasta me llaman Peter North. Imagínense, yo follo en una sola noche lo que ellos en un mes...

Mi popularidad ha subido como la espuma. Soy el ejemplo a seguir entre los hombres casados. Pero háganme un favor: no les cuenten mi secreto.

PD: Brutal el final del vídeo: "Gerundio, como todo el mundo sabe"

lunes, 13 de septiembre de 2010

Comienza la dieta: el mollómetro


Finalmente y a pesar de mi resistencia mi señora me ordena acudir al dietista. Cuando llego al lugar me encuentro con una chica que me mira de arriba abajo y suspira. No es el típico suspiro de admiración femenina al que estoy acostumbrado, es un ufffff del tipo “a ver qué conseguimos con éste”.
Me dice que me quite la ropa y me quede en calzoncillos, y me pesa: 94,7 kilos. Le digo orgulloso que ya he bajado 5 kilos, pero ella me mira con desdén y sigue a sus cosas ignorando por completo mi proeza. Ya empieza a caerme mal…
A continuación se pone frente a mí y dice mientras me mira fijamente a la pancha “aquí hay mucho trabajo que hacer….”. Bien, a la primera ya se está faltando, ¿qué no la mandaré a la mierda?.
Como no ha tenido bastante me mira de nuevo y me dice “estás gordito, sí ¿eh?”. Por mi mente pasa la frase “para eso vengo pedazo de gilipollas, si estuviera delgadito no estaría aquí”, pero mi estricta educación hace que omita la parte final de la frase y la deje en un escueto “para eso vengo”.
Y entonces viene lo peor: el mollómetro. ¿Cómo describir en pocas palabras la humillación extrema? ¿Cómo podrán comprender nuestros millones de lectores el mal trago de ser medido con un mollómetro?
El mollómetro es un extraño aparato inventado por algún sádico psicópata consistente en un relojito con una pinza. El ama dominante coge una lorza con las pinzas y el relojito le da el volumen de grasa del michelín medido, que es oportunamente apuntado para el oprobio y vergüenza del gordito que ha sido medido. Más o menos es así como funciona y así como consiguen que me sienta.
Pero el ama dominante es más sádica de lo que parece, y no contenta con ello intenta abarcar con la pinza el michelín mayor de la pancha. Y claro, la pinza no abarca. Y entonces ella me mira sádicamente, sonríe y dice “no llega ni la pinza”. A veces una sonrisita puede ser más dañina que una puñalada.
Finalmente, dolido y humillado, me visto de nuevo para que me cuente lo que todo el mundo sabe. Que pechuguita y ensalada, que nada de cervezas y alcohol, que nada de grasas, y que mucho deporte aeróbico. Para esto me podría haber ahorrado la humillación.

Puto mollómetro…

PD: Lo anterior ocurrió hace unos días. Esta mañana la báscula ha mostrado su cara más amable y ha marcado 92. Seguiremos informando.

viernes, 10 de septiembre de 2010

95

Al volver del veraneo yo y mis 0,1 toneladas no sabía muy bien qué hacer. Como dije en un post anterior debía elegir dieta y mi señora me buscó un dietista. El caso es que por razones que no vienen al caso aún no he tenido oportunidad de acudir a la persona que debe obrar el milagro.
Así que me pregunté "¿qué hacer hasta que acuda al profesional de turno?". La respuesta era obvia "improvisar, como el gobierno". Y eso hice.

Tras 10 días de dieta he perdido !5 kilos¡.

No sé si será por haber dejado la cerveza, o que me había pasado tanto que sólo unos días de control me han bastado para perder tanto. Vaya usted a saber.

Estoy tan contento que me encorvo con el torso desnudo y las manos en la cabeza de perfil frente al espejo. Igualito que Cristiano Ronaldo... pero menos gilipollas oiga.

Así me pongo delante del espejo

lunes, 6 de septiembre de 2010

Afirmación trampa: Cómo enfrentarse a ella

Hace un tiempo recibí un curioso y acertado e-milio sobre las preguntas-trampa que las mujeres haces a sus novios-maridos. Venía a decir que preguntas del tipo "¿estoy gorda?" conllevan una trampa cuya respuesta, sea la que sea, no le dará a usted más que problemas.
Pero hay algo peor que la pregunta trampa: la afirmación trampa. ¿Alguna vez ha sido víctima de la pervertida y retorcida mente de su esposa? !No se preocupe¡ Usted es afortunado porque ha llegado a este blog y aquí le diremos qué debe hacer basándonos en nuestras propias experiencias.

El hecho.- Tal y como me ocurrió, imagine usted que aparca su coche en el 4º sótano de un aparcamiento público y sube en el ascensor con su señora e hijos. En ese momento entra corriendo en el ascensor una chati de traje apretado, pechos generosos y escote brutal... 4 pisos con el escote casi en su barbilla en presencia de su señora ¿hace falta escribir más para definir el terror?.

Qué hacer.- Usted no es un suicida y sabe que compartir un metro cuadrado usted, su señora y el generoso escote de una jovencita con unas tetas de escándalo sólo admite una actitud: mirar al techo y contener la respiración. Pero si se cree que tirarse 4 pisos mirando al techo en apnea le va a solventar la situación es que usted es un ingenuo.

La afirmación trampa.- Se abren las puertas del ascensor, la chati se aleja, usted respira aliviado y... en ese momento sus señora, que ya le ha juzgado y condenado antes de cerrarse las puertas del ascensor en la profundidad del 4º sótano, realiza la afirmación-trampa: "Le has pegado un repaso a las tetas de ésa..." (léase la frase con rintintín y "ésa" de la forma más peyorativa posible).

!Atención¡ !Peligro¡, de su reacción va a depender la tranquilidad de las dos próximas semanas. Y por supuesto de su reacción también dependerá su vida sexual. Así que si no quiere usted convertirse en un experto "yesaire" siga nuestros consejos:

La solución.- Como le decía, su señora ha realizado la temida afirmación-trampa y ha afirmado expresamente que usted le ha pegado un repaso a las tetas dela chati. Piense, pero piense rápido porque su respuesta debe ser rápida y adecuada para no pasar la mano por la pared y convertirse en yesaire profesional.

Opción 1: Así que ha pensado ir de listillo y contestarle "pues sí, me he fijado en sus tetas y tengo clarísimo que las tuyas son mejores". Pero por favor... ¿quién se cree que es usted? ¿un gigoló italiano? Esa respuesta podría funcionar si su señora no es aún su señora porque lleva dos días de perfecto enamoramiento. Pero pasada la semana ya no cuela. Sí claro, un profesional del flirteo de aspecto y labia italiana podría quedar fenomenal con esa afirmación. Pero no se engañe, si usted fuera un profesional del flirteo no estaría con su señora e hijos en un puto centro comercial, sino ligando con diversas chatis y paseando en un descapotable, porque tendría ligues y amiguitas, pero no tendría señora. Olvídelo. Si le dice que las suyas son mejores no se las va a tocar en meses: si las tenía peores porque se sentirá insultada, y si las tenía mejores se sentirá insultada igualmente. Vale, no tiene lógica, pero quién ha dicho que para entender a las mujeres haya que emplear la lógica.

Opción 2: Así que se plantea la táctica del avestruz y responderle "¿tetas? ¿qué tetas"?. Qué ingenuo por Dios. Si le contesta tal cosa ella responderá "no me digas que no te has dado cuenta", y cuando usteds replique "pues no" se iniciarán unos meses complicados en su relación precedidos por un "anda que no te has dado cuenta ni ná..., no me mientas". No amigo no. No mienta tan descaradamente porque no va a mojar en semanas y cuando lo haga tendrá que oír una y mil veces "seguro que prefieres las tetas de la guarra del ascensor". La negación sólo podría colar (y no siempre) si el avistamiento se ha producido en una calle concurrida, pero nunca en un ascensor.

Opción 3: Así que usted es un valiente y le contesta "pues sí, unas tetas espectaculares". Jajajajaja. Eso sólo es posible si su señora es una moderna radical ultra comprensiva. Y eso en mi generación no existe, es ciencia ficción. Así que, salvo que esté casado con una actriz porno deje de fantasear y de hacerse el "mil homens" con los amigotes. El que se crea que usted ha respondido así o no está casado o piensa contarle a usted una trola más gorda.

Opción 4.- Conforme salga del ascensor cambie de tema. Da igual si se lanza en plancha a la primera tienda que vea para comprarle algo, si le pega un pellizco al niño para que llore, si insulta a su suegra para que ella defienda a su madre, o si tropieza y cae al suelo para terminar en Urgencias con un médico diciendo "pues no veo nada en ese tobillo". Todo esto da igual. Lo importante es cambiar de tema, pasar a otra cosa. De este modo el mosqueo sólo le durará uno o dos días. Sin duda es ésta la opción que aconsejamos desde este blog, ya que hemos comprobado por experiencia que es la más exitosa.

Por lo demás recuerde. En el momento en que la tetona va a entrar en el ascensor su destino de las próximas semanas está sellado y no hay nada que usted pueda hacer para evitarlo. Tampoco hay nada que comprender, porque intentar comprender a su señora es más complicado que descifrar las claves de la física cuántica. Simplemente prepárese para la economía sexual de guerra y afronte la situación. Y hágalo desde la opción 4, con la que tal vez los daños sean menores. O no.