ESTE BLOG SE CERRARÁ EN BREVE (si no tenemos tiempo para mantenerlo... ¿para qué tenerlo parado?)

miércoles, 9 de junio de 2010

Instrucciones para opinar sobre El Cabañal

Sabíamos que estaba usted esperando nuevas instrucciones para opinar sobre las cosas que ocurren. Hoy hablaremos en clave valenciana, pero no se preocupe si usted no es de Valencia o siéndolo no ha pisado en toda su vida el Cabanyal. Tenga en cuenta que apenas tendríamos tiempo para informarnos de cualquier tema, y además siempre es más cómodo que el partido que más se ajusta a nuestra ideología piense por nosotros.
Así que ya sabe. A nadie, ni siquiera a usted mismo, le importa un carajo su conocimiento de la realidad física o social del barrio, ni sus conocimientos de urbanismo. Pero recuerde: bajo ningún concepto debe personarse en el barrio ni consultar el PGOU de Valencia, no sea que su visión de la realidad o los hechos objetivos le hagan dudar de lo que le exige su ideología. Y allá vamos con las instrucciones:
Los hechos: La avenida Blasco Ibáñez acaba de repente interrumpida por un entramado de calles y callejuelas que forman parte del barrio del Cabañal. El Ayuntamiento pretende continuar la avenida para que comunique con el mar, y para ello ha de demoler casas en la anchura de la misma.
Si usted es de izquierdas: Florencia, Venecia, San Petersburgo y Río de Janeiro juntas son una mierda pinchada en un palo al lado del rico patrimonio histórico artístico que atesora el Barrio del Cabanyal de Valencia. Da igual que usted haya tenido que esperar a la prolongación de la avenida Blasco Ibáñez para darse cuenta, y da igual también que en toda su vida jamás se haya acercado al barrio. Es más, da igual que usted ni siquiera sepa a qué altura se prevé la prolongación de la avenida. También da igual que la prolongación de la avenida fuera pieza clave del PGOU de 1988 aprobado por el PSOE cuando tenía mayoría absoluta en el Ayuntamiento de Valencia, -qué tiempos aquéllos che, entonces sí éramos libres-. El hecho es que ahora el PSOE está en contra de la misma actuación urbanística que él mismo aprobó y además en El País se dice que la prolongación de la avenida Blasco Ibáñez es un expolio a ese emporio de arte y arquitectura que es el Barrio del Cabanyal. Así que cuando alguien le eche en cara lo antes expuesto es un facha y punto.
Y por supuesto ni se le ocurra visitar la zona, no sea que no encuentre palacios renacentistas y llegue a dudar de aquello que defiende tanto. De todas formas si lo que ve allí no le gusta y le asalta la más mínima duda aquí estamos para aconsejarle: Rita en persona se ha encargado de degradar el barrio, y ella y sólo ella ha llenado de podredumbre las casas de la zona para tener una excusa.
Y por supuesto recuerde la gran premisa. Da igual que sólo se pretenda demoler una franja de 30 metros para prolongar la avenida en un barrio que tiene una anchura de kilometro y medio: usted debe hablar de la destrucción de todo el barrio. Donde caen unas decenas de casas usted lo convierte en millares, los 30 metros los hace extensivos a un área de varios kilómetros cuadrados, al barrio entero. Y sobre todo, allí está Versalles, el Palacio de Invierno, los Ufizzi y el Escorial, qué insensibilidad la de Rita joder. Y si usted es de Zamora y lo más cerca que ha estado de Valencia es Alcorcón pues opina como un experto, que para eso usted es de izquierdas. Y recuerde algo básico: nunca escriba Cabanyal con ñ.
Si usted es de derechas: Si usted está convencido de ser de derechas y se lo cree, -sobre todo si se lo cree-, posiblemente será tan gilipollas como los que se creen el rollito de ser de izquierdas. Así que ya sabe, escuche atentamente a las gaviotas que le envían desde su partido talismán y opine sin rubor. El Cabañal es un barrio de mierda lleno de mangutas, drogatas, camellos y gitanos. Hay que demolerlo ya y a ser posible entero. Da igual que usted nunca haya visitado el barrio. Sí vale, usted ha estado cerca, pero ir a la Marina de la Copa América a ver barquitos no cuenta, oiga.
Demolición ya. Y todo aquél que esté a favor es un ocupa (¿cómo va usted a decir okupa con k?). Todo aquél que esté en contra es un rasta perroflauta enviado por los rojos para armar lío. Vale que la cosa pinta así, pero si usted es de derechas convencido deberá generalizar y trasladar su negativa opinión a todo el barrio. Todo fuera, demolición ya. Que demuelan el barrio entero y lo llenen de edificios de lujo. Che, qué fácil es opinar desde el Mercado de Colón.
Y recuerde nuestro consejo habitual, querido lector. Ya sabe a qué nos referimos. Acuda a los medios afines, no contraste los hechos y sobre todo no visite el barrio para formar su propia opinión. Ideologice todos los problemas, hágalo siempre y sin parar. De lo contrario España dejará de ser un país de gilipollas y perderá toda su esencia.

2 comentarios:

Juan Al dijo...

Bonico si a mí lo que me gustaría es ver a Rita dándole al pico y la pala en el Cabanyal

Anónimo dijo...

soy del cabanyal naci y espero morir alli y cada dia pienso RITA NO ME TIRES LA CASITA