ESTE BLOG SE CERRARÁ EN BREVE (si no tenemos tiempo para mantenerlo... ¿para qué tenerlo parado?)

martes, 6 de abril de 2010

Yo acuso

Será porque cada vez me preocupa más cómo está España o será porque veo opiniones en la red y en los medios que me han hecho pensar, pero a continuación publico de nuevo un post que ya publicara hace 5 años en mi anterior blog. Lo peor de todo es que no he cambiado ni una coma poeque lo que se dice en el post está de más actualidad hoy que hace cinco años. Allá va:

Con evidente poca originalidad parafraseo al insigne Zola para lanzar mis graves acusaciones contra la clase política española, los que les alientan y apoyan en sus infames e irresponsables actuaciones, y los que se creen a pies juntillas las mentiras, falsedades y tergiversaciones interesadas de tantos hechos históricos y presentes.

Para entender mi relato hay que remontarse a casi 70 años atrás. España se desgarró con la peor pesadilla que puede sufrir un país: la Guerra Civil. En ella murieron y fueron represaliados personas culpables e inocentes de ambos bandos contendientes, y en las dos partes hubo actos de humanidad y actos infames de asesinatos, tortura y represión. Como ocurre en toda guerra el bando vencedor se cebó con el bando vencido y nuevamente hubo represión, cárcel y muertes.

Cuarenta años después Franco murió y España se tuvo que enfrentar a un momento peligroso de zozobra e inestabilidad política. Los políticos del momento supieron estar a la altura y buscar la reconciliación. Y así un hasta entonces perseguido Felipe González fue capaz de sentarse en el mismo Parlamento que un ex ministro del régimen anterior como Fraga, o un huérfano de la guerra como Calvo Sotelo pudo mantener conversaciones políticas con Carrillo, un responsable del bando de los verdugos de su tío. Son sólo dos ejemplos. Pero el hecho es que a finales de los 70 unos y otros supieron estar a la altura de las circunstancias y apartar el rencor mirando al futuro por el bien de todos. Gracias a ello la democracia se consolidó.

Pero esa generación política pasó y otros políticos ineptos, irresponsables e incompetentes han venido en su lugar. Uno de los bandos, qué más da cuál, inició la espiral, y el otro no supo estar a la altura y la alimentó. Y todo ha ocurrido de tal forma que en poco tiempo se ha echado a perder todo lo adelantado en la transición e incluso se ha retrocedido más. Se habla más que nunca de Franco, de la derecha, de la izquierda, de los muertos que interesan a cada cual, de una subjetiva Guerra Civil…, se santifican unos personajes y se demonizan otros, se acusa sin sentido a unos o a otros como si fueran los mismos de aquellos años. Y lo peor de todo es ver cómo jovencitos que no deben superar los 20 años hablan del tema insultando con rabia, como si ellos hubieran vivido esos días infames de hace 70 años.

Por eso yo acuso a la clase política española, sea de derechas o de izquierdas, de meterse ellos mismos y al pueblo en un callejón del que difícilmente se podrá salir. De un callejón sin salida en que la rabia, la venganza, el revanchismo y la sinrazón sólo tienen un final posible: el enfrentamiento y la violencia.

Yo acuso a los medios de comunicación de alimentar y magnificar la irresponsable actitud de los políticos a base de demagogia, falsedades, medias mentiras medias verdades, opiniones interesadas y una manipulación que sólo incita al pueblo a la exageración y la crispación, sembrando entre los ciudadanos el germen de la futura violencia.

Yo acuso al pueblo de no saber estar a la altura de las circunstancias, de no contrastar fuentes, de dejarse manipular y de convertirse en voceros de los políticos y de los medios de comunicación y, en definitiva, caer en la trampa e incitar al enfrentamiento gratuito y, por ende, a la violencia.

Yo acuso especialmente a un gran sector de la juventud que, sin tener ni idea de los hechos históricos, se comportan como salvajes insultando al rival político, atacando gratuitamente a otros y creyéndose ciegamente verdades únicas y mentiras patéticas.

Sólo 10 años después de la II Guerra Mundial Francia y Alemania se sentaron, entre otros, para firmar el Tratado de la CECA, origen de lo que hoy es la Unión Europea. Nosotros no somos capaces de mirar al futuro 70 años después de una guerra que algunos parecen querer repetir.

3 comentarios:

Juan Al dijo...

Nosotros no somos capaces de mirar al futuro 70 años después de una guerra que algunos parecen querer repetir. ... qué casualidad porque esta madrugada pasada he empezado a releer la historia de la guerra civil española de Hugh Thomas

JL dijo...

De todos a los que acusas, me quedo sobre todo con los medios. Un poco más de responsabilidad a la hora de publicar noticias deformándolas tendenciosamente según sus intereses es lo que habría que exigirles. Y un poco más de cultura del pueblo para saber tamizar la paja y quedarse con el grano, y no hacerle tanto el juego a los medios, ya que estos esgrimen continuamente que publican o emiten lo que la gente les pide. El pan et circenses era una minucia al lado del circo mediático actual.

kufisto dijo...

De acuerdo, Pkdor, pero yo acuso también a los que se sentaron en las primeras Cortes Democráticas y dieron cancha a que pandas de iluminados hicieran de su capa un sayo en miembros importantísimos del cuerpo de España.

Por acción u omisión ellos también son culpables. No era difícil de prever.

Te dejo el enlace de un viejo artículo mío por si te interesa:

http://elblogdekufisto.blogspot.com.es/2011/02/un-desastre.html

Saludos.