ESTE BLOG SE CERRARÁ EN BREVE (si no tenemos tiempo para mantenerlo... ¿para qué tenerlo parado?)

martes, 27 de abril de 2010

Cuatro clases diferentes de pijos: Parte II.- El pijo pepero:

Comenzó siendo una subespecie del pijo clásico y terminó formando grupo exclusivo dotado de autonomía propia. Sus orígenes y costumbres ochenteras fueron las mismas que las de los pijos clásicos, si bien se separaron de estos al afiliarse a Nuevas Generaciones.

Estudiaron en colegios privados, mayoritariamente del Opus, hicieron vida y carrera política y crearon su propia burbuja ajena al mundo en la que todo era maravilloso. No obstante hay quien ha salido malparado de la aventura y no para de visitar los Tribunales.

Amigos de los grandes eventos, asisten a Tribuna en Mestalla, a Sombra en los Toros, a Boxes en la F-1 y a todo tipo de espectáculos, cenorrios y demás eventos sociales en caros hoteles y restaurantes de alta alcurnia. No conocen las colas y entran por enchufe en todos los saraos. Se relacionan única y exclusivamente entre ellos y con las personas de las que aprovechan las influencias.

Vehículo: Oficial. Alguno mostró interés por el Infinity.

Hábitat: Ayuntamientos afines y Consellerías valencianas. No se pierden ningún congreso del partido.

Aspecto: Si el pijo clásico gusta de la gomina, el pijo pepero hace de la gomina su seña de identidad. El prototipo lleva el pelo moderadamente rizado abundantemente engominado y peinado hacia atrás. A ellas les gusta la melena rubia

Moda: Ellos portan trajes modelo diputado; tienen debilidad por las corbatas fosforito. Ellas buscan la moda más cara.

Veraneo: El momento Oropesa pasó y en Baleares han perdido sus influencias. Hoy no saben muy bien dónde ir, aunque algunos disfrutan de vacaciones en algún que otro calabozo. Allí no pagan las vacaciones, antes tampoco.

Dónde observarlos: Hoy es fácil ver a algunos por las puertas de los Juzgados.

Autoconocimiento: Son pijos, se saben pijos y se comportan como pijos, pero les importa un güevo.


Lo siento amigos peperos. He aquí el auténtico prototipo de pijo pepero (y eso que ne la foto no se le oye hablar).

3 comentarios:

Juan Al dijo...

Dónde observarlos: Hoy es fácil ver a algunos por las puertas de los Juzgados... y en manifas familiares los sábados por la tarde

Silver's Moon dijo...

aaiinnss que repelús dan jeje

Más besitos

Anónimo dijo...

que coya de gilipollas estais echos los rojos de mierda, que envidia, xd.