ESTE BLOG SE CERRARÁ EN BREVE (si no tenemos tiempo para mantenerlo... ¿para qué tenerlo parado?)

miércoles, 13 de enero de 2010

Avatar.... joer

Lo malo de tener hijos es que te fuerzan a ir al cine a ver películas que no te apetecen. Por esta razón, y sólo por esta razón, incumplí ayer una de mis máximas de no ver una película de marketing asfixiante. Sé que piensan que estoy loco, pero cada uno tiene sus manías. Y la mía, entre otras muchas, es negarme a ver las películas que ellos quieren que yo vea. (Ellos, los genios del marketing jolibudiense). Cualquiera que se salga de la fila sabe que es asunto complicado, y como muestra rastreen los posts del mes de noviembre y verán lo que piensan de mí los aficionados a Disney. Pero dejemos el rollo y vayamos al asunto.
Como decía, Avatar es una película que jamás habría visto en el cine, pero el amor de padre puede con todo y me tocó llevar a mis hijas a la reunión de infraseres en que se convierte un centro comercial y de ocio durante el fin de semana. Algún día hablaré de lo que vi allí, pero hoy me centraré en la peli.
Avatar es una peli para vender, lo que significa impresionantes efectos especiales junto a un guión que podría haber escrito un chimpancé y un marketing que puede calificarse de obra maestra (no se confundan, hablo del marketing no de la peli).
La película va de unos pitufos altos y sin barretina que habitan un planeta llamado Pandora (tócate los cojones) que es un paraíso selvático y natural. Allí llegan los humanos para desforestar todo cuanto se ponga por delante mientras los pitufos se defienden lanzando flechas. Vamos, meta usted en una coctelera unos pitufos altos y sin barretina, ptedoráctilos y demás animales prehistóricos pero con nombres inventados, batallas aéreas como las de “Pearl Harbour” pero con ptedoráctilos y naves espaciales, unas cuantas explosiones y una morena pilotando un futurista helicóptero en plan guerra del Vietnam. Meta todo esto en la coctelera y agite bien… mézclelo con mensajes ecologistas y una alegoría de la desforestación del Amazonas y del choque de culturas conquistador-conquistado, y ahí estará esta peli superventas para la que cuesta encontrar una entrada.
Pero para que el marketing funcione del todo hay que lanzar un gancho. Y aquí el truco es hacer correr el bulo de que en la peli sale Angelina Jolie. Mi hija no paró de decirme que salía esta muchacha, por lo que pensé que al menos vería algo de carne. Pero no. Vas allí pensando en ver a la Jolie y sólo le ves las tetas a una pitufa gigante sin barretina. Y es que a mí sólo me pone verle las tetas a una pitufa si lleva barretina. ¿Pero desde cuándo los pitufos no llevan barretina?. Qué peli más mal documentada, joder.
Otro básico del marketing americano es que los alienígenas, -insisto en que son pitufos altos sin barretina-, sean muy característicos y hablen un extraño idioma. Sólo así se conseguirá que aparezcan asociaciones de frikis, gilipollas o ambas cosas a la vez, en las que se reunan los susodichos ridículamente disfrazados y se dediquen a hablar el inexistente lenguaje alienígena para picarse con los no menos frikis, gilipollas, o ambas cosas a la vez, que han hecho lo propio con Star Trek.
En fin, ustedes verán. Pero si no tienen obligación de ir evítenlo. Pueden, por ejemplo, ver cómodamente en sus casas un peliculón como “El día de los tramposos”, de Mankiewicz, que es la que me puse al llegar a casa para desintoxicarme.

7 comentarios:

Rafa dijo...

Hola, llegué tarde a leer tu entrada y he ido a ver la peli. Lástima de rato de ocio sin hijas pérdido.

Ben cordialment

PD: Bon any!!

silver´s moon dijo...

Pues a mí me gustaron los pitufos sin barretina :$

Vi la peli en 3D y aluciné, me encantó jeje, así que, si quieres, la próxima vez me llevo yo a tus hijas al cine y tu te quedas en casita viendo tus peliculones ;)

Un beso azul :p

Juan Al dijo...

¿Pero esos pitufos también se drogaban con una poción de papá pitufo?

Myles dijo...

"Lo malo de tener hijos es que te fuerzan a ir al cine a ver películas que no te apetecen": aún tengo pesadillas con Alvin y las ardillas...
"El día de los tramposos"... malditas serpientes, Kirk Douglas se lo había currao, pero como decían en el pueblo de mi madre, no hay cojo bueno (espero que ya te hayas "rehabilitado")

JL dijo...

Va usted más a contracorriente que los salmones. Ya sólo te falta negarte a comprarle a tus hijas juegos de Play/Nintendo para mayores de 18 años, contraviniendo la norma general de los padres actuales. Si tendrán razón los del Foro Disney, que eres un mal padre. Encima no disfrutas las 3 horas y media de película de los pitufos sin barretina (será porque no son catalanes...), pagando lo mismo que por una infantil de 90 minutos. Eres más minoritario que los fans de Ramoncín.

"Lo malo de tener hijos es que te fuerzan a ir al cine a ver películas que no te apetecen"
Pues peor es, porque no le gusta a tus niños/esposa, no poder ir a ver las que te apetecen, ni escuchar la música que te apetece, ni ver los programas de televisión que te apetecen (si es que los hay), ni etc., etc., etc.

Pkdor dijo...

@ Rafa:
Bienvenido sea tras su desaparición cibernética.

@ silver´s moon:
No desdeñe usted ver "El día de los trampososo". No se arrepentirá.

@ Myles:
Alvin y las ardillas... ¿no quedó irritado con el tono de las vocecillas?

@ JL:
Así que no puede usted ver pelis, música, etc. que no le gusta a la familia... tal vez sea porque pertenece usted al club de los casados ¿no?

ANA dijo...

Pues a mi si que me gusto...y quiero ir a verla en 3D. Aunque debo reconocer que el guión es bastante simple y desde que empieza la peli ya sabes cual va a ser el final.