ESTE BLOG SE CERRARÁ EN BREVE (si no tenemos tiempo para mantenerlo... ¿para qué tenerlo parado?)

jueves, 10 de diciembre de 2009

Diario de un convaleciente: Tetas

En el último post comenté acerca de las clases colectivas, pero hoy voy a concretar.

Las aulas tienen unas paredes de cristal para que puedas ver lo que pasa allí dentro. Y una de esas paredes da justo al pasillo de acceso a los vestuarios, de tal forma que cuando vas a la ducha te ves obligado a ver qué ocurre en su interior.

Y el caso es que estaba intrigado con eso de los nombres raros de las clases, así que cuando veo al pasar que va a comenzar una clase me quedo allí para ver de qué va el asunto.

En el aula hay unas 20 chatis (21 si contamos a la profe). Cada una de ellas coloca una especie de cajón de plástico en el suelo y espera el inicio de la clase. De repente la profe pone una música y todas las chatis se ponen a bailar una especie de coreografía en la que suben y bajan del cajón de plástico dando saltitos y tal.

Primero alucino al ver cómo saben los movimientos y van todas al unísono, pero cuando me doy cuenta de otra cosa es cuando me quedo atónito. Con el ritmo de la música las 21 chatis (incluyendo a la profe) comienzan a dar saltitos hacia delante y hacia detrás, y ésta es la razón por la percibo de que allí no sólo hay 21 chatis, sino también 42 enormes y descomunales tetas. Juro que no lo digo con ánimo libidinoso, porque no miro esas enormes 42 tetas (todo el que me conoce sabe que a una mujer sólo le miro los ojos). Las miro ¡¡¡porque no se mueven ni un milímetro!!!!.

Efectivamente las 21 chatis dan saltos, dan vueltas, se agachan y se levantan, pero las dos tetas que cada una lleva encima siguen quietas, en sus sitio y sin moverse lo más mínimo.
¿Cómo es posible que una chati tenga delante dos enormes melones y no se muevan cuando ella se mueve? Dicen que Newton elaboró la Ley de la Gravitación Universal porque un día le cayó una manzana en la cabeza cuando dormitaba bajo el manzano. Si Newton hubiera asistido a esta clase de aerobic probablemente el mundo sería muy distinto, porque su Ley de la Gravedad no versaría sobre la atracción de los objetos hacia el suelo. Basta observar a estas chatis para darse cuenta de que la Ley de la Gravedad es mentira, y que si Newton se hubiera fijado en melones en lugar de manzanas se hubiera dedicado a otras cosas.

O tal vez no. Tal vez Newton hubiera ideado la misma Ley de la Gravedad pero advirtiendo que con silicona la atracción hacia el suelo queda compensada. Al menos eso es lo que mi rodilla y yo vemos en el gimnasio.

3 comentarios:

Juan Al dijo...

¿Y lo bien que les va para cuando tieen que hacer flexiones? Cogen velocidad con el rebote en el suelo

silve s moon dijo...

Jjjajaja que bueno el comentario de Juan Al. Pues digo yo que menos mal que no se las mueve, de esta manera podeis identificar unas tetas siliconadas y una naturales. Alguna ventaja teniamos que tener las que no nos siliconamos :p

Un beso.

PD como ves te escribo desde el ordenador que no deja poner acentos :(

JL dijo...

¿Que ueted siempre mira a los ojos femeninos??? Mire más arriba, oiga; mire más arriba...

¿Y lo plástico que resulta un movimiento de aerobic con esencia a silicona. Además, piense en positivo: en caso de que se le desencaje algún miembro de la impresión, puede usar un poco de esa silicona para reparaciones urgentes.