ESTE BLOG SE CERRARÁ EN BREVE (si no tenemos tiempo para mantenerlo... ¿para qué tenerlo parado?)

viernes, 30 de octubre de 2009

Etapa 32: Hacia Tristán de Cunha (y los zombis de las 12.960 botellas de güisqui)




Rumbo: N-NO
Distancia a recorrer: 226 millas náuticas (419 km.)

(Ahora que ya nos hemos quitado de encima a esos antipáticos y pueriles disneyforeros, ya podemos continuar nuestro viaje)

Noooo queridos lectores, nooo. Sé que llevaban ustedes noches sin dormir deseando que publicara este post continuando el viaje. Y sé que les importa un carajo el viaje y que esperaban para ver qué contaba de las experiencias en el barco del Placer. Pero ya dije que éste no es un blog pornográfico, así que se tendrán que conformar con imaginarlo. Para una mejor comprensión siempre pueden acudir a aquel post y maximizar la imagen del mismo. Con esa imagen ocupando la pantalla será más fácil imaginar…

El caso es que tras dos semanas en el Barco del Placer ha llegado el momento de partir. Afortunadamente el mono ha mantenido el barco amarrado al barco del Placer, porque de lo contrario nos hubiéramos quedado allí y las sirenas nos hubieran matado. Puede que de gusto, pero muertos al fin y al cabo.

El francés no se presenta en nuestra partida, pues parece que ha decidido quedarse allí como esclavo sexual. Pero los demás no hemos aceptado porque esa esclavitud también conllevaba limpiar las cubiertas, hacer toda la limpieza del barco y servir a todas las chicas. Y los demás no estamos tan salidos como el francés, así que no nos compensa.

Tras unos días de sosegada navegación, más delgados, en los que nadie habla y todos nos movemos con lentitud y tranquilidad divisamos las 3 islas del archipiélago que buscamos.

Ficha de las Islas: Archipiélago de Tristán de Cunha

Ficha técnica: Para historia y demás podéis ver estos links: la wiki, otro, y uno más, y éste o éste otro (hay algunos que cuentan cosas curiosas).
Además tenéis aquí la web oficial y la del periódico de la isla. (Estas dos son muy curiosas y dignas de visitar).

Pertenecen a: los pérfidos ingleses.

Habitantes: En Inaccesible y Nightingale no vive nadie. En Tristán de Cunha 270 habitantes, todos ellos en la capital y único lugar habitado, Edimburgo de los 7 mares. Este pueblo ocupa el único lugar plano y habitable de la isla, ya que el 90% de su superficie son las escarpadas pendientes de un volcán de 2.062 metros de altura.

Curiosidades: Es la isla habitada más remota del mundo. La isla estuvo deshabitada hasta que Napoleón fue deportado a la isla de Santa Helena (más de 2.000 km. al norte). Para los pérfidos ingleses fue la excusa perfecta para ocuparla y anexionarla al imperio inglés (a pesar de la distancia). Tras la muerte de Napoleón los soldados que lo habían vigilado y algunos más junto con sus familias se trasladaron a la isla para mantener la ocupación. Por eso hoy sólo existen 8 apellidos en la isla, todos descendientes de aquellos colonos.

El caso es que alguna de esas familias padecía de asma, y la endogamia ha provocado tras casi 200 años que todos los habitantes tengan el gen del asma. Esto no tendría importancia si no fuera porque a causa del aislamiento allí no se desarrolla ninguna otra enfermedad (salvo algún resfriado traído por alguno de los escasos visitantes). Como resultado una compañía farmacéutica compró el gen del asma a los lugareños por una pasta.

Sólo es visitada regularmente por un barco de aprovisionamiento del ejército británico que va ¡¡¡¡una vez al año!!!!.

Ya hemos visto en nuestro viaje que en todas las islas visitadas se bebe a lo bestia. Pues en ésta más. La media de consumo de güisqui es de 1 litro/habitante por semana. Lo más curioso es si hacen al multiplicación: 270 botellas/semana son 1.080 al mes, lo que supone que el barco que aprovisiona la isla debe transportar ¡!12.960¡¡¡ botellas de güisqui entre su carga (no sabemos dónde llevará las medicinas y otros utensilios imprescindibles).

Cuando llegamos no desembarcamos en la isla Nightingale porque no nos apetece y tampoco en la Isla Inaccesible por razones obvias, así que vamos directamente al pequeño puerto de Edimburgo de los 7 mares en la misma Tristán da Cunha.

Ahí beben güisqui los 270 habitantes (Edimburgo de los 7 mares)

Al llegar nos recibe el Alcalde y nos hace una gran bienvenida, pues no hay mucho entretenimiento en este lugar. Nos hacen una fiesta en el único bar y no paran de beber. Nos lo pasamos genial riendo y cantando con estos tipos aislados pero simpáticos. Pero los problemas llegan cuando se les acaba el güisqui. Todos salen corriendo del bar entre espasmos y extraños gritos mientras el alcalde nos cuenta rápidamente que tras los experimentos de la compañía farmacéutica han desarrollado una rara enfermedad que les convierte en peligrosos zombis cuando se les acaba el güisqui. Cuando le preguntamos nos dice que han calculado mal y que se han bebido las 12.960 botellas en 11 meses. El barco de aprovisionamiento no llega hasta dentro de un mes y … en ese momento empieza a tirar espuma por la boca y es presa de espasmos. Mientras nos acojonamos grita ¡!Corred¡¡, ¡! Huid¡¡, quien os pille en estado zombi os matará y sólo el güisqui puede evitarlo.

Apretamos a correr y nos escondemos en el ultramarinos. Gran elección para esconderse de los zombis, pues aquí al menos hay comida. Tras 7 días encerrados se acaba la comida y ocurre algo peor, que los zombis nos encuentran. Todos se agolpan en la puerta y ventanas del ultramarinos metiendo sus manos por los huecos y gruñendo sin parar. Su actitud es realmente peligrosa, del tipo "REC" o "28 días". Acojona.
Estamos desesperados, pero alguien de repente recuerda que en el barco hay un par de cajas de güisqui que alguien llevó a la sentina para contrarrestar pesos. Esas cajas son nuestra salvación…
Cuando los zombis se lanzan a acribillar a una cabra a mordiscos decidimos salir corriendo hacia el barco. Afortunadamente en el pueblo las distancias son cortas, así que llegamos de inmediato.
Bajamos a la sentina y sacamos las botellas con rapidez, dejándolas en el muelle en el momento en que 270 zombis iban a abordarnos y destrozarnos. Y allí, junto a nuestro barco, se olvidan de nosotros y se ponen a beber, curiosamente de manera ordenada y educada.

Cuando se acaban las botellas todo cambia y los zombis se transforman en los tipos simpáticos y amables de antes. Sabiendo que no hay más bebida ellos mismos nos aconsejan que nos larguemos, porque en unas horas volverán a convertirse en zombis y así vivirán hasta que llegue el barco de las 12.960 botellas de güisqui.

La población nos cae bien, pero ya hemos tenido bastante trastorno bipolar, así que soltamos amarras y nos largamos antes de que sea demasiado tarde.

- El viaje completo en este link.

3 comentarios:

Juan Al dijo...

jijiji vamos que a correr como ratas (uyyy a ver si se enfada alguno del foro Disney)

Pkdor dijo...

Ahora me pondrán a pariri en los foros de Tristán de Cunha. Ihgual hasta algún habitante de la isla me acusa de mentiroso y dioce que ellos no se convierten en zombis.
Digo yo que si me pasó con la Isla de Pascua y con los del forodisney igual me pasa con Tristán de Cunha...
O igual hasta Juan Al acaba rajando. Nunca se sabe.

JL dijo...

Cuando hablas de varios zombies con instintos asesinos a la entrada del comercio, me imaginaba alguno del Foro Disney con la neurona cruzada, llamándote "mal padre".

Pero, no temas. Ahora se meterá contigo el Foro de los zombies, o el Foro del consumo responsable del whisky.