ESTE BLOG SE CERRARÁ EN BREVE (si no tenemos tiempo para mantenerlo... ¿para qué tenerlo parado?)

miércoles, 9 de septiembre de 2009

¿Tetas grandes? ¡¡¡Al 3º!!!

Trabajo en un piso de alquiler en el centro de Valencia, concretamente en un 5º piso. El ascensor es pequeño, lento, viejo y caluroso, de tal forma que es inevitable quedarse cara a cara y a corta distancia de las personas que suben contigo.
El caso es que un buen día, al volver de unas gestiones de trabajo, compartí ascensor con una mamá discreta y una hijita tocha que guardaba en su escandaloso escote dos melones, -qué digo melones, sandías- descomunales. Imagínenme todo casto y virginal, con mi corbata y mi maletín, y con las dos sudorosas y enormes tetas de una joven rozándome la barbilla al ritmo de la respiración de la muchacha. Obviamente el tema fue objeto de animada charla entre mis compañeros de despacho.
En las siguientes semanas mis socios y yo mismo vivimos la misma experiencia en que una joven tetona, -cada vez era una distinta-, nos empujaba aun sin quererlo con su enorme pecho y nos apretaba la espalda contra el ascensor ante su acobardada madre hasta el tercer piso, mientras el resto del trayecto quedábamos solos aflojándonos el nudo de la corbata.
El tema de conversación en mi despacho obviamente era qué carajo pasaba en el tercer piso, al que casi siempre subían jovencitas de tetas imposibles junto a sus discretas mamás. Un buen día las compañeras de trabajo nos comentaron con desdén que en el 3º había un médico de cirugía plástica. Pensar que el susodicho médico es especialista en implantes de tetas y recibe suministros del mismísimo Silicon Valley fue pura deducción.
Ahora cuando espero el ascensor y entra en el portal un jovencita de pechos generosos ya no pregunto ¿a qué piso? y aprieto directamente el pezón, -perdón, quise decir botón-, del 3º. Hasta ahora ninguna me ha preguntado ¿cómo sabes a qué piso voy?, pero si lo hacen intentaré ser sutil y contestar “cuestión de tamaño”.

6 comentarios:

Juan Al dijo...

Y cuanto más grandes mejor

Rayador dijo...

ayyy bonico, las teutonas son tu perdición... por dios quin patiment para empezara a trabajar, no?

Rayador dijo...

ayyy bonico, las teutonas son tu perdición... por dios quin patiment para empezara a trabajar, no?

Drakul dijo...

Si encima te quejarás

JL dijo...

Tu te quejas, y eso que eres alto, de que los pezones te llegan a la altura de la barbilla. Pero ¿y si te llegan a la altura de la bragueta? ¿Podrías soportarlo? No me quiero ni imaginar los comentarios en tu oficina referentes a la Madre Rusia...

ANA dijo...

Digo yo que antes subiran con tetas pequeñas!!! Sino para que operarse??
Supongo que tu respuesta será que en esas no te has fijado.
jajjaja