ESTE BLOG SE CERRARÁ EN BREVE (si no tenemos tiempo para mantenerlo... ¿para qué tenerlo parado?)

jueves, 2 de abril de 2009

Etapa 5: hacia Salvaje Grande




Rumbo E-SE

Distancia a recorrer: 890 millas náuticas (1.648 km.)



Muy bien marineros, ya estamos a salvo. La coordinación ha sido clave para evitar los problemas del mar, o más bien de algunas islas del mar. En cuanto perdemos de vista la isla agradecemos que los soldados vayan tan borrachos que no sean capaces de arrancar sus zodiac, y continuamos la travesía.
Retomamos la cena que había quedado a mitad y luego nos quedamos al pairo, ya que es conveniente que pasemos el estrecho por el día. ¿Por qué no pasarlo por la noche? Pues porque hay mucho tráfico, y mucho de ese tráfico mejor no encontrárselo. No, no hablo sólo de la pobre gente que cruza el estrecho como puede. Hablo de las planeadoras y los simpáticos traficantes que suelen resguardarse en Gibraltar, ese pequeño enclave poblado por simpáticos sujetos que afirman continuamente “no zemo ezpañole” pretendiendo ser los anglosajones que no son. Pero siempre es mejor vivir del contrabando y el narcotráfico como gibraltareño “inglé pero no ezpañó” que pagar sus impuestos como “todióz” en “Ezpaña”.
Se hace de día y allá que nos dirigimos. Al ser la única salida del Mediterráneo al Atlántico las corrientes frías atlánticas entran en la profundidad y las cálidas aguas que salen al océano lo hacen en superficie. Así que sólo tenemos que dejarnos llevar por la corriente. Este hecho provocó grandes quebraderos de cabeza a los submarinos alemanes en la II Guerra Mundial, pues entraban sumergidos fácilmente en el Mediterráneo pero no tenían suficiente potencia para navegar sumergidos contra corriente. Y como lo tenían que hacer en superficie suponían un blanco perfecto para las baterías costeras gibraltareñas. (Si queréis profundizar en el tema no os perdáis las imprescindibles e interesantísimas memorias de Karl Dönitz).
En fin, pasamos las columnas de Hércules, una de ellas repleta de anglosajones de “faralaes, manzanilla, pezcaíto frito y xipirone, ozú”, y ¡¡¡¡por fin!!!! el Atlántico se abre a nosotros… Navegamos hacia el océano abierto mientras las costas se separan a ambos lados hasta hacerse invisibles tras el horizonte. Y dirigimos el rumbo a la que para mí es la primera gran sorpresa de nuestro viaje: las Islas Salvajes (aunque seguro que vosotros ya las conocíais)
Ficha de las Islas Salvajes:
Ficha Técnica: Aquí
Habitantes: Temporalmente unos pocos guardas… y lusos.
Para buscar (en guguel-erz): 30º 08´47´´N; 15º 51´53´´W.
Curiosidad: Unas islas en la nada entre Madeira y Canarias. Sinceramente, desconocía que existieran.
Estatus jurídico: Indeterminado. España no le reconoce a Portugal la soberanía, pero de facto las ocupa Portugal. Si se enteran nuestros amigos de Alborán igual las invaden y fundan una comuna de amor con los guardas lusos (Además los carnavales de Tenerife y las Palmas les quedan a menos de 200 km.).
Avistamos las islas a media mañana e inmediatamente nos ponemos alerta. Más que nada queremos evitar que nos reciban a cañonazos en la creencia de que somos enviados españoles preparando al invasión. ¿Que por qué? Habrá que explicarlo para los vagos que no hayan pinchado el enlace de la wikipedia: parece que desde tiempo inmemorial España y Portugal se disputan la soberanía del archipiélago. En 1911 España quiso construir un faro en la Isla Grande y ante las quejas de Portugal se suspendió el proyecto para llegar a un acuerdo (acuerdo que por supuesto nunca llegó). Años después fue Portugal la que construyó el faro y ante las protestas de España se descojonaron y lo construyeron. Así que esos pringaos portugueses a los que no tenemos en cuenta nos tomaron el pelo como han hecho todos los países del mundo desde hace algo más de 200 años. En fin, para saber más del tema no me sean vagos y miren los enlaces. Aquí tienen uno muy completo; eso sí, advierto que está en portugués, así que alejen a sus mujeres al leerlo, no sea que les salga bigote.



Con esta mierda de Faro los portugueses se quedaron con las islas


Cuando desembarcamos nos esperan los guardas con cara de pocos amigos, así que preparamos un discurso para no ser rechazados: les explicamos que España es el único país del mundo en que los inmigrantes presumen de españoles y los españoles reniegan de serlo. Los guardas quedan convencidos al ver que no somos inmigrantes (que no seamos negros ayuda) y deciden que no resultamos peligrosos. Así que se limitan a vigilarnos para que no pisemos plantitas endémicas ni molestemos a pajarracos lusos.
Estos guardas lusos no representan peligro alguno. Son guardas del Servicio Medioambiental, es decir, funcionarios. Y como tales funcionarios a las 15:00 nos comunican que ha terminado su turno y que nos busquemos alguien que nos vigile, pero si queremos podemos beber Oporto con ellos. (Una lección estamos aprendiendo: en todas las islas pequeñas el aburrimiento y la dipsomanía se apodera de sus habitantes).
En la cabañita del fondo los guardas lusos guardan sus garrafas de Oporto


Bebemos Oporto, y al poco los guardas ya van borrachos como perros. Estos no se dedican a perseguirnos como la soldadesca; sus intenciones son aún peores: empiezan a cantar fados… (me retracto: estos guardas lusos representan un gran peligro).

Tres horas escuchando fados de Coimbra junto al sopor causado por el vino de Oporto consiguen que quedemos profundamente dormidos. Pasan las horas y vuelve a amanecer. Sin embargo es como si no hubiera pasado el tiempo. Nosotros despertamos pero los guardas lusos siguen cantando los mismos fados que cuando nos habíamos dormido. Esto ya no hay quien lo soporte, así que una vez más decidimos huir.
Antes de partir, -con gran dolor de cabeza-, cargamos una garrafilla de agua en una de las fuentes de la isla mientras oímos cómo los guardas lusos no dejan de cantar fados. Subimos al barco y nos alejamos de la Isla Grande mientras los fados no dejan de sonar en la isla…

- El viaje completo en este link.

4 comentarios:

Little dijo...

La siguiente etapa el vino de Madeira...

V Molins dijo...

Las Islas Salvajes ("Ilhas Selvagens" en portugués, "Peñones Salvajes" para un ex-diputado español).

Peñones Salvajes está mucho mejores...

Anónimo dijo...

La jeta que tiene algunos personajes...

Anónimo dijo...

La jeta que tienen algunos personajes...