ESTE BLOG SE CERRARÁ EN BREVE (si no tenemos tiempo para mantenerlo... ¿para qué tenerlo parado?)

martes, 21 de abril de 2009

Etapa 12: Hacia San Pedro y San Pablo (y el licor de algas)

Rumbo: ¿¡¡N-NE!!?
Distancia recorrida: 390 millas náuticas (722 km.)
Salidos estamos del Atolón das Rocas y tenemos unas ganas locas de llegar nuestro próximo destino: una isla turística y paradisíaca a sólo una jornada de navegación. Emprendemos viaje en alegre algarabía rumbo SE-SE directos a la isla esperada… Pero pronto nos damos cuenta de que el viento no sopla. Estamos parados en el mar. No nos importa demasiado. La ilusión por dormir en una cama, de pisar suelo estable, de visitar un bar, de cenar como señores, de andar más de 12 metros lineales, de relacionarnos con garotas… esa ilusión puede con todo. Así que continuamos parados y continuamos con la alegre algarabía a base de chistes, cerveza, risas y una lata de olivas abierta para la ocasión.
Siete horas después se nos han acabado las risas, los chistes, las cervezas y las olivas, pero seguimos en el mismo sitio. No sopla el viento y no tenemos gasoil, así que estamos a merced de la calma chicha. Calma chicha. Una palabra maldita para la navegación a vela y bastante habitual en latitudes ecuatoriales. La responsable de que en el pasado se encontraran barcos con toda la tripulación muerta de hambre y se desataran las leyendas sobre barcos fantasma. La responsable también de que estemos ya 3 días sin movernos y bastante desesperados. Sólo una leve corriente nos lleva muy lentamente hacia el rumbo equivocado: N-NE…

La calma chicha es un aburrimiento

Nos encontramos en alta mar, solos, sin nada que hacer; y esto es lo más peligroso para la convivencia. En estas circunstancias la historia está llena de tripulaciones que terminan matándose a cuchilladas. Sin embargo a nosotros no nos pasa de esto, y no precisamente por ser psicológicamente fuertes. Nosotros tenemos al mono…

Alguien no ha tenido mejor idea que enseñar al mono a jugar al póker y nos pasamos las horas en partidas interminables. Cuando nos cansamos el mono nos prepara mojitos y nos los tomamos bajo un impresionante cielo estrellado. Al llegar el día el mono monta una nueva timba. De esta forma pasamos diez días sin problemas psicológicos pero bastante arruinados… el mono ha resultado ser un jugador al que echarían de cualquier casino de Las Vegas porque lo desplumaría como hace con nosotros.

Finalmente, tras dos semanas de juego y mojitos y con una lentísima navegación rumbo N-NE el mono comienza a saltar de alegría. En principio pensamos que es porque lleva un póquer de jotas, pero pronto nos damos cuenta de que el mono no sólo es el que mejor juega, sino el que mejor vista tiene. En el horizonte se ven unas pequeñas islas… la carta de navegación y el gps no engañan: es el Archipiélago de San Pedro y San Pablo.

Ficha de la isla: San Pedro y San Pablo

Ficha técnica: Extrañamente hay que acudir a la wiki (En esta ocasión es la única referencia que he encontrado).

Habitantes: Un investigador oceanográfico de la marina del Brasil.

Curiosidad: Otra más de las islas/archipiélagos que hay entre África y Brasil. (Yo no sabía de la existencia ni del Atolón das Rocas ni de este pequeño archipiélago ni de nuestro próximo destino).

Estatus: Aunque están en medio de la nada políticamente pertenece a Brasil. Se trata de unas pequeñas islas volcánicas deshabitadas en las que ni si quiera hay agua potable. Hay allí un pequeño faro y una cabaña con el investigador ése de antes (ver sección habitantes) y que, sinceramente, no sé qué cojones investigará en tan remoto e inhóspito lugar. Otra imagen aquí.



En estas 4 rocas es difícil fondear



En esa cabaña bebe licor de algas el investigador oceanográfico


Como no hay fondeadero anclamos el barco cerca de la cabaña y nos acercamos a la isla en la pequeña zodiac. De repente sale saltando el investigador oceanográfico, que parece un náufrago abandonado a su suerte. Está loco de contento. Nos cuenta que lleva allí 1 mes sin ver a nadie y que el Botafogo ha perdido contra el Flamengo por 4 a cero (al menos tiene radio el pobre). Está jodido por el resultado y nos confiesa que entre investigación e investigación ha aprendido a hacer un licor de algas impresionante. Nos lo da a probar… sabe a demonios pero no podemos hacerle un feo al muchacho. Así que bebemos.De repente saca un pito y al grito de “¡¡¡pitu du sssamba du brrraaaasssiiiil” comienza a pitar un ritmo de samba y a bailar. En principio pensamos que está loco pero a la tercera botella todos bailamos samba como posesos. No sabemos si es por el licor de algas o porque después de los fados de las islas salvajes (etapa 5) cualquier cosa nos parece divertida. La fiesta termina con el fulano llorando como un niño y gritando “cul de garoooootaaaa”. Todos terminamos llorando con él.

Al día siguiente nos levantamos con un dolor de cabeza espantoso y con la piel de color verde, como si fuéramos marcianos. Parece que el licor de algas no ha pasado ningún control de sanidad, pero en nuestra verde apariencia somos comprensivos con nuestro anfitrión y le regalamos una caja de ron que nos agradece infinitamente.

Finalmente, al inicio de la primera brisa decidimos embarcar y dirigir nuestra proa rumbo SO-SO. Nos dirigimos a nuestro destino más deseado por el momento, a la isla paradisíaca. Pero recordando al pobre investigador oceanográfico no podemos más que pensar que todos los solitarios habitantes de islas perdidas están salidos, borrachos y locos de remate. Bueno, todos menos la garota morena y Marcelo (Etapa 11)… y tras llegar a la conclusión de que el sexo evita la dipsomanía y la locura, decidimos llegar cuanto antes a nuestro nuevo destino para evitar ambos males. Será por eso o por el color de la piel, pero estamos de un verde...

- El viaje completo en este link.

4 comentarios:

Little dijo...

jojojo había leído el licor de 'nalgas'

hay que escribir bien dijo...

si la novela es mala el chiste del licor de nalgas de little es peor. Vaya par de anormales

Little dijo...

No lo sabes muy bien troll

Vanessa Alanís dijo...

me llevo tu calma chicha para mis efimerías.

saludos