ESTE BLOG SE CERRARÁ EN BREVE (si no tenemos tiempo para mantenerlo... ¿para qué tenerlo parado?)

viernes, 6 de marzo de 2009

Diario de un convaleciente: Fin del diario

Ya han pasado dos semanas desde la operación. ¿Y qué? se preguntará alguno. Pues que no soy funcionario. ¿Y qué? se preguntará algún funcionario. Pues que del mismo modo que si cuando un funcionario se rompe una uña se tira 6 meses de baja, un autónomo con la rodilla k.o. trabaja durante dos semanas desde casa y luego simplemente acude al trabajo cojeando.
Con esto quiero decir que ya he vuelto al trabajo habitual, -que tendré que compaginar con la rehabilitación-, por lo que no tiene sentido continuar con el diario de un convalenciente que convalece acudiendo cojo al trabajo.
Finalizo el diario con los michelines de mi prominosa pancha repletos de moratones por culpa de los odiosos pinchazos que tanto me han hecho sufrir. Finalizo también con el culo adaptado a la forma de mi sofá y éste completamente hundido en el lugar en que me aposentaba (con los consiguientes comentarios insidiosos al respecto por parte de mi señora, todo hay que decirlo).
Y finalizo el diario con el firme propósito de darle vida a este blog más allá de un post trimestral, cosa que no sé si llegaré a cumplir.

4 comentarios:

Little dijo...

No te quejes que todavía te queda la otra rodilla para cogerte otro par de semanitas de baja :P:P:P:P

ana dijo...

Que pena ya que me hacia mucha gracia leer las historias de un pobrecito convaleciente...bueno que sea leve tu vuelta al trabajo.

Rafa dijo...

Vaya, ya estas bueno. Ahora que vuelves al curro ¿cómo vas de trajaes? Me han dicho que en Milano los regalan (ja,ja, que mala leche). Bueno que no sea nada la vuelta al ruedo.

BC

PD: Ana, yo tambien estoy malito.

JL dijo...

Y los comentarios admirativos que vas a recibir de tus compañeros andaluces de que cada vez que te levantas hace el "cohíto" (pongo h y tilde para marcar la diferencia)...

Promesas, promesas. Seguro que el primer mes te pondrás las pilas con el blog y después el estrés achicopalará tus ansias actualizadoras. Todos dicen lo mismo...