ESTE BLOG SE CERRARÁ EN BREVE (si no tenemos tiempo para mantenerlo... ¿para qué tenerlo parado?)

viernes, 13 de marzo de 2009

Diario de un convaleciente: El coño grande

En primer lugar quiero pedir disculpas a las millones de féminas que acceden a este blog por el agresivo título. Pero las palabras se usan para describir aquello que significan, y cuando uno topa de bruces con un aparato genital femenino de gran tamaño lo mejor es describirlo con las palabras creadas para ello: coño grande. Y acabada la introducción disculpatoria paso a explicar mi experiencia de hoy en la sala de torturas...
Hoy he llegado al lugar, y como ocurrió ayer he encontrado el mostrador aséptico y la enfemera simpática. También como ayer a la hora prefijada me han ordenado entrar en la trastienda para encontrarme con las torturas de la Gestapo. Igual que ayer he solicitado un lugar para cambiarme y ponerme los pantaloncillos cortos. Sólo que hoy ha aparecido un tipejo, -posiblemente uno de esos torturadores que campan por allí-, y me ha dicho "pasa a ese despacho a cambiarte y luego ya entras".
El despacho estaba oscuro, así que he buscado a tientas la luz y nada más encenderla.... agggghhhh. ¿Recuerdan ustedes la escena de "Alien" en que la chica está cara a cara con el monstruo a un escaso centímetro de su nariz? Pues imagínense encender la luz y tener a un escaso centímetro de tu nariz un enorme coño con todo lujo de detalles.
En un principio la sorpresa te deja paralizado, luego pasas al terror pensando si acaso el enorme coño se va a mover y va a lanzarse sobre ti para devorarte, y finalmente, -una vez comprobada la inmovilidad del susodicho-, llega la calma al percibir que no se trata más que de una lámina médica sobre anatomía genital femenina.
Pero claro, tras la calma tu mente empieza a elucubrar, y entonces llega el desasosiego al hacerte preguntas... ¿que coño hace un coño grande en el despacho de una clínica de rehabilitación?, ¿hace falta una gigante lámina de anatomía vaginal allí?, ¿quién es el vicioso (o viciosa, que los tiempos cambian) que se pone un coño de metro por metro encima de la mesa de su despacho?
Al iniciar la sesión uno de los torturadores ha manipulado el cuello de un tipo y éste ha gritado "¡¡¡coñiooooo!!!". Tras haber visto el coño antes, tan grande él, me he quedado completamente aturdido por la experiencia y las preguntas que me abordaban. Así que he entrado en la cámara de tortura y me he limitado a hacer todo lo que la "froiland" ordenaba, no sea que tuvieran otro despacho con un pene gigante y me hicieran entrar allí.

1 comentario:

Little dijo...

Qué diferente habría sido esta entrada si te hubieses topado con un par de tetas grandes.