ESTE BLOG SE CERRARÁ EN BREVE (si no tenemos tiempo para mantenerlo... ¿para qué tenerlo parado?)

domingo, 22 de febrero de 2009

Diario de un convaleciente: No voy a verte para no molestarte

Con esto de la operación se reciben multitud de visitas, llamadas y sms. Hay quien te llama sólo una o varias veces, quien te visita, quien te envía sms o simplemente quien no hace nada.
No soy persona que se enoje por chorradas. Por eso no doy importancia a olvidos o determinados pasotismos de mis amigos y familiares. Y por eso precisamente me llaman tanto la atención las excusas. Pero de entre todas las posibles, la más bonita de todas es la de "oye no voy a verte para no molestarte".
Esta excusa se ha dado no una sino muchas veces. Te llaman y te dicen "oye que no voy a visitarte para no molestarte", y como vivimos en el siglo de la apariencia, en el cual entre otras muchas cosas está mal visto decir lo que uno piensa, te quedas con las ganas de decirle "a ti lo que te pasa es que no apetece lo más mínimo venir a verme".
En alguna ocasión me pillan con ganas y les digo "si no me molestas", pero insisten en que me molestan mucho, pero yo insisto "no, de verdad, si estoy aquí aburrido y no me molestas", pero ellos, que saben más lo que piensas que tú mismo, insisten que te molestan para no venir.
Obviamente, de todos los que no han venido a verme para no molestarme ninguno lo hará la semana que viene. De hecho sólo vendrán a verme cuando yo pueda andar e invitarles a cervezas.

3 comentarios:

Little dijo...

jijijiji y la de veces que se piensa... menos mal que no viene este pesado :P:P:P:P:P

V Molins dijo...

"Es que mira, a mí me da mal rollo verte enfermo, es que yo prefiero recordarte como el de siempre, no así. ¿Me comprendes?"

Anónimo dijo...

yeeeeeeeeee Jorge todos un atajo de cabrones que pasan de ti totalmente, en la próxima comida les pones en la cerveza un poquito de Cianuro y punto que para tener amigos asi , mas vale tener como amigo a Chavez, un abrazo colega y que te mejores, bueno, si le da la gana a tus huesos.

Vicente Almagro