ESTE BLOG SE CERRARÁ EN BREVE (si no tenemos tiempo para mantenerlo... ¿para qué tenerlo parado?)

lunes, 10 de noviembre de 2008

Manual del perfecto progre: XI.- El lenguaje progre


Felicidades. Ya ha entrado usted en la progresía. Su actitud sobrada ya denota que es admitido en esa élite cultural y económica, en esa creme de la creme de la intelectualidad. Usted es alguien importante y quien no piense como usted es un facha pepero. Pero no se descuide. Ha entrado usted en la fase más difícil. Síiiii, hombre sí. Que nos lea con desprecio es positivo, porque significa que usted ya se considera un intelectual. Pero no pueden ni deben terminar aquí sus lecciones. Ahora debe especializarse.


En esta fase de especialización nunca debe olvidar que cualquier error, cualquier mínima expresión que no concuerde con la progresía puede apartarle para siempre de su recién conquistado espacio entre la élite. Por eso debe cuidar su lenguaje.

Lo primero que debe saber es que hay tres niveles en el lenguaje. En el primer nivel le expondremos aquellas palabras que no debe decir, pero pueden considerarse de baja intensidad; en definitiva, que si se equivoca provocará en sus interlocutores progres un molesto silencio, tal vez una reprobación, pero la cosa no pasará a mayores si tiene el cuidado de no reincidir.

Por ejemplo, existen una serie de palabras que debe evitar sustituyéndolas por sus progre-sinónimos:

No diga cárcel; diga establecimiento penitenciario.

No diga preso, diga interno

No diga colegio; diga centro educativo.

No diga profesor; diga educador.

No diga esposa, diga compañera


Se trata de palabras que, sin ser de excesiva importancia, cuando son bien empleadas demuestran a sus compañeros y amigos que usted es más progre que ellos.


En un segundo nivel existen palabras y expresiones que le dan ese plus necesario para que la élite progre le tenga por uno de los suyos, pero que mal empleadas pueden darle más de un disgusto:


No diga Iglesia, diga peyorativamente "los obispos"

No diga aborto; diga "interrupción voluntaria del embarazo"

Cuando hable del presidente de la Generalitat no diga Camps, diga "Camps de golf" y disfrute de las sonrisas complacientes de sus amigos progres.

La palabra España queda prohibida por franquista. Imite a la chica del tiempo de TVE y diga siempre "el país" (queda la mar de bien y además publicita el diario de cabecera). En los casos en que deba enumerar una serie de países no diga "Francia, Alemania y España", sino "Francia, Alemania y el Estado Español", ¿a que se emociona al decirlo?.

¡¡¡¡ATENCIÓN!!! Le vamos a hablar del tercer nivel. Esas palabras y expresiones donde no se puede cometer el más mínimo error sin ser expulsado de la cumbre del progresismo. Mucho cuidado y muchísima atención. Practique delante del espejo si hace falta que allá van los ejemplos básicos:

1.- Cuando hable de algún tema general el neutro está prohibido. ¿Ha dicho alguna vez algo así como "es un problema que afecta a todos los valencianos"? ¡¡¡Insensato!!! ¿cómo se le ocurre? en su nuevo rol los problemas afectan a los valencianos y valencianas. Al colegio no van niños, sino niños y niñas, y en el Congreso se ven los sillones vacíos de los diputados y diputadas. Recuerde. El neutro coincide con el masculino y proviene de una lengua machista como es el latín (algún progre dijo semejante estupidez y usted debe aplaudirle: repase la entrega 9 de este Manual), así que siempre (repito, SIEMPRE) debe emplear mascuulino y femenino en todas sus alocuciones.

Pero ¡¡¡¡hombre de Dios!!!! ¿cómo le asalta esa duda? Sí. Nosotros también sabemos que decir que "los ciudadanos y las ciudadanas valencianos y valencianas están contentos y contentas" es un coñazo insoportable. Pero repase el Tema 10... el progre puede hacer y decir cosas absurdas con total impunidad, así que usted empieza con lo de "los ciudadanos y ciudadanas" y luego se olvida de que el neutro es machismo puro y dice sólo una vez "valencianos" y "contentos". El progre, a veces, también busca lo práctico; así que una vez hecha la declaración de intenciones con lo de "valencianos y valencianas" ya puede hablar con normalidad. Recuerde, nadie le criticará y el que lo haga es un facha, así que no tiene de qué preocuparse.

2.- ¿Ha leído antes la expresión "pero hombre de Dios" y ha pensado que quien le escribe es un facha pepero supernumerario del Opus? Perfecto. Si es así es que comienza a entender la cuestión. Expresiones como "por Dios", "la Vírgen", "si Dios lo permite", etc. quedan expresamente prohibidas. A Dios sólo se le puede nombrar o para reírse de Él ante un católico o directamente para cagarse en él. Cualquier expresión alusiva a Dios o a Jesucristo queda borrada de su memoria. Y si me escribe usted las palabras Dios o Jesucristo lo hace con minúsculas para parecer irrespetuoso.

De acuerdo, yo le he escrito Dios con mayúsculas, pero es para enseñarle cómo debe reaccionar si alguna vez comete tan grave error. Lo que debe hacer es decir que ha sido producto de la represión franquista nacional-católica. Da igual que usted tuviera 5 años cuando murió Franco o que ni hubiera nacido. No tenga miedo en utlizar esa excusa porque esto es como la edad de las mujeres mayores... nadie pregunta.

Por cierto. No hace falta que se pase de la raya: cuando se despida de alguien puede seguir diciendo "adiós" con normalidad. A ningumno de sus amigos progres se le ha ocurrido pensar que esa palabra tenga algo que ver con Dios, así que no corre peligro si la emplea.

3.- Los negros no son negros: son de color. Pero no se equivoque. No hace falta especificar el color. Igual que no puede hablar de un negro, aunque sea negro, tampoco puede hablar de un tipo de color negro. Diga sólo "de color". Todos le entenderán y automáticamente alejarán de sus mentes la palabra racista.

Del mismo modo los moros no son moros: son árabes. Sabemos que es difícil erradicar una palabra que lleva milenios entre nosotros, pero la palabra "moro" queda expresamente prohibida.

Con los chinos la cosa no es tan radical. Pero en cualquier caso queda mejor si delante pone la palabra ciudadano. No es lo mismo hablar de un chino que de un ciudadano chino. Poner la palabra ciudadano delante le otorga un aura de lucha contra los prejuicios raciales aunque en su vida nunca haya luchado por ello. Pero si en su círculo le creen un activista siempre ganará puntos.

4.- Jamás, bajo ningún concepto, emplee la palabra "marica". Lo que en otros tiempos eran maricas hoy son gays u homosexuales. Y no lo olvide, son más altos, más listos y más guapos que usted. Hable de ellos siempre con admiración y desde el profundo complejo que le produce no ser gay. Ya es bastante problema que usted sea heterosexual como para que encima cometa algún error léxico al respecto (y no olvide consultar la entrega 4 para reciclarse en este tema).

Ya sabe. Practique delante del espejo. Grabe cintas con su voz y oígase, y vuelva a practicar. Pero NUNCA, reitero NUNCA, cometa errores en esta fase del lenguaje. Un progre puede salir al paso de cualquier cosa, pero sólo hay tres acusaciones que pueden hundir su reputación para siempre. Son éstas por orden de menor a mayor gravedad: racista, machista y homófobo. Cuidadín.

3 comentarios:

Little dijo...

No diga esposa, diga compañera.... jojojo fijo que no tienes huevos de llamarle compañera :P:P:P Que una cosa es ser progre y otra gilipollas y dejarle a huevo una bronca :P:P:P

Deibid dijo...

joder tío, eres muy de derechas pero me lo he pasado bomba leyendo tu artículo.

Dante dijo...

Queremos mas !!!! mas entregas por diossss!!!!!!!!!!!!!!!