ESTE BLOG SE CERRARÁ EN BREVE (si no tenemos tiempo para mantenerlo... ¿para qué tenerlo parado?)

sábado, 9 de agosto de 2008

Patada en los huevos al naZionalismo

En el anterior post mencionaba el blog de ese aprendiz de Goebbels llamado Joan Puig. Entre tanto el colega ha montado un pollo, con la ayuda de otro naZionalista totalitario de un pueblo de la provincia es-pa-ño-la de Tarragona, con eso del cartelito de apadrinar un niño extremeño. En un país medianamente serio todos estos sujetos fills de puta serían apartados de la política de inmediato. En España no, pero eso es otra historia.
El caso es que el fill de puta de Joan Puig anda muy nervioso y yo me imagino por qué. Desde hace muchos años me preocupa el ascenso del naZionalismo vasco y catalán en España, y también desde hace años he defendido la teoría de que, perdida la educación que está en manos de los reinos de taifas, no cabe otra solución que el deporte. Decenas de años de políticas sensatas (encima en España la sensatez resulta imposible) no pueden hacer nunca tanto daño al naZionalismo como la victoria de la selección española en la Eurocopa.
La pasada Eurocopa fue un golpe crucial contra el naZionalismo. Y más cachondo resultó que la exclusiva de la transmisión la tuviera el Grupo Prisa a través de Cuatro. La pela es la pela aunque sea en Madrid, y memorable fue el locutor de Cuatro gritando "¡¡de pie, suena el himno de España!!" cual alférez provisional del 38. El caso es que la cadena progre, que ha dado indirectamente tantos servicios a los naZionalismos vasco y catalán, se metió en una vorágine eurocopera de "España España España", loando la bandera y la españolidad y echando por tierra en 20 días el duro trabajo de años en favor del naZionalismo más rancio y casposo.
Después vino el Tour, que no se notó tanto, y Wimbledon, que picó a todos los naZionalistas de ERC por cuanto Rafa Nadal es balear y pasa olímpicamente de las veleidades de estos enanos mentales. Y para colmo ejerce de español sin complejos, sin casposidad y con naturalidad. Otro duro golpe, pequeño Joan Puig.
Y si Rafa Nadal pasa olímpicamente de ellos ahora toca la olímpica patada testicular a ERC: la Olimpiada. El aperitivo ya ha sido demoledor: Pau Gasol, el catalán universal, diciendo cosas como ésta en su anuncio. Y eso sí que ha dolido a Puig y demás correligionarios naZionalistas.
Después resulta que desfila la delegación española, con 23 catalanes en sus filas formando los colores de la bandera de España. Toma patada en los cojones, fill de puta Puig.
Y va y el primer día oro para España. Y el chaval llorando con su medalla al son del himno español. Los segadors están que trinan.
Cada medalla es una patada en los cojones del naZionalismo. Que sigan cayendo.
PD: No se moleste usted señor Puig (lo de señor es pura cortesía): realizar el sencillo juego de palabras de naZionalismo comparándolo con el nazismo es algo a lo que usted está muy acostumbrado (recuerde su campaña contra Air Berlín), aunque con la sensible diferencia de que yo sé lo que es el nazismo y usted parece no saberlo. Y llamarle fill de puta no debe molestarle. Porque yo no le insulto, sólo hablo políticamente y dirijo mis palabras a quien es responsable de continuos insultos a los españoles (qué bonito adoptar sus propios argumentos).
Y con esto dejaré el tema, porque tampoco es ecuestión de dedicarle demasiado tiempo a los enanos mentales.

3 comentarios:

keogh dijo...

ahí estamos, pk, gracias

www.checheche.net dijo...

zzzzzzzzzzzzzzzzzzz es lo que me produce el intentar perder un solo segundo pensando en las gilipolladas que hacen y(o dicen los paletos centralistas y los paletos de extrarradio.

Little

Rafa dijo...

Está la cosa como para hacerles caso, (y Gasol y Nike unos cracks, uno por atreverse y los americanos por ver el nicho de mercado). Parece que no estamos pero, españoles, somos muchos.

Ben cordialment