ESTE BLOG SE CERRARÁ EN BREVE (si no tenemos tiempo para mantenerlo... ¿para qué tenerlo parado?)

sábado, 1 de marzo de 2008

Una de demagogia

Con un país cada vez más enfangado en múltiples problemas y un gobierno mirando siempre hacia otro lado cuesta entender cómo los rojeras se empeñan en loar las supuestas políticas sociales de los sociatas.
¿Políticas sociales? Pues sí. Ahora hay cosas que yo no podía hacer hace 4 años. Hoy puedo divorciarme de mi mujer en menos de un mes, para luego cambiar de sexo en el Registro Civil y convertirme jurídicamente en hembra, y acto seguido casarme nuevamente con mi actual señora como matrimonio homosexual, y luego adoptar varios niños (y niñas, no se me acuse de lenguaje sexista). Sin duda un gran avance social. Eso sí, en mi nueva situación lo que no sé es si podré pagar la hipoteca o tener trabajo, pero eso a quién le importa.
Ufff. ¿Han visto ustedes lo que he escrito en 30 segundos? Vomitar demagogia es realmente fácil. Ahora comprendo por qué la izquierda no sale de la demagogia facilona. Sin demagogia hay que dar argumentos, y para dar argumentos hay que pensar.

3 comentarios:

keogh dijo...

sí, ya, pero sacamos a las tropas de Iraq

Rafa dijo...

¡Toma! otra ración de demagogía y van dos. No, si, desde luego, uds no van a cambiar el mundo.

Saludos desde otra galaxia compañeros.

BC

keogh dijo...

@Rafa:
eso, como Obama; y con alegría, mucha alegria, un descojono, oyes; como el que me entra —y sé que a tí también— con cada mensualidad de la hipoteca; pero alegría, como la que transmite Victor Manuel, con su abuelo allá en la mina.
Por cierto, ¿dónde te metes últimamente, tío?