ESTE BLOG SE CERRARÁ EN BREVE (si no tenemos tiempo para mantenerlo... ¿para qué tenerlo parado?)

martes, 5 de febrero de 2008

Un caso de estulticia política: enseñanza del catalán en Andalucía

En este cada vez más paranoico país en que parece imposible que la política nos depare más sorpresas, cada día nos sorprenden otra vez.
La última perla de ese grupo de inútiles tan eficiente al emular 1984 que se reúne bajo las siglas PSOE ha sido incluir en el programa electoral de Andalucía la promesa de que los andaluces podrán estudiar catalán, gallego y vasco para "facilitar a aquellos andaluces y andaluzas que lo requieran, su movilidad laboral" (no lo digo yo, lo dicen los propios socialistas y las propias socialistas andaluces y andaluzas en el diario que tanto les gusta a ellos y a ellas... El País).
Si el PSOE andaluz fuera medianamente serio esta ridícula propuesta nunca habría visto la luz. (Afortunadamente escribo bajo pseudónimo, así no me llamarán facha por la calle por considerar ridícula la propuesta).
Pero es que en la acera contraria los peperos, inútiles perdidos en el marketing electoral, han entrado al trapo con el rollo de garantizar la enseñanza en castellano y ellos solitos han situado el debate justo donde el Psoe lo quería: que si no respetan la diversidad cultural, etc. etc.
Muy bajo tiene que ser el nivel del PSOE cuando después de más de 20 años gobernando en Andalucía la solución al empleo es enviar a los andaluces fuera de su Comunidad, y lo dicen y se quedan tan tranquilos. Y además muy mal han tenido que hacer las cosas en materia ecxonómica y de empleo.
Muy bajo tiene que ser el nivel del PP cuando no se les ocurre hacer la lógica crítica del párrafo anterior y entran, una vez más, al trapo que les enseña el Psoe.
Probablemente nunca el nivel de los políticos en España fue tan bajo.

2 comentarios:

keogh dijo...

Esto va por ciclos; el que ahora vivimos, al menos es coherente: el mismo nivel de mediocridad intelectual y... ¿de bajeza moral?

keogh dijo...

Esto va por ciclos; el que ahora vivimos, al menos es coherente: el mismo nivel de mediocridad intelectual y... ¿de bajeza moral?