ESTE BLOG SE CERRARÁ EN BREVE (si no tenemos tiempo para mantenerlo... ¿para qué tenerlo parado?)

miércoles, 16 de enero de 2008

Llegan las elecciones

Amigo, se acercan las elecciones. Usted va a ser bombardeado por un aluvión de propaganda electoral, va a ser un simple peón en las campañas estratégicas que los grandes partidos elaboran para vender su producto y que se basan en dos pilares básicos: mentirle haciéndole creer que usted les importa algo, e insultar al rival. Pero usted está de suerte por el simple hecho de haber caído en este exclusivo blog. Aquí somos amigos de la politología y por eso conocemos bien la realidad política nacional.
Por ello, si realmente le interesa perder su tiempo el 9 de marzo ayudando a que una serie de seres sin escrúpulos se ganen una suculenta pensión de por vida por dejar un asiento vacío el 90% de las sesiones durante 4 años, no debe dejar de leer nuestro veraz y científico análisis politológico de los principales partidos:

P.P. (Por el poder): Bajo estas siglas se agrupa una serie de personajes que alcanzan todo el espectro que pueda reunirse entre el centro y la extrema derecha. Su meta es el poder, así de claro. Para ello no dudan en mentir, manipular y repartir falsas sonrisas entre el personal. Cuando gobiernan, sus ministros gustan de trajes caros y sus ministras de vestidos caros carísimos. Y a todos ellos les encanta vivir por encima de sus posibilidades a costa del contribuyente, asistiendo a actos llenos de glamour, elitismo y distinción. Cuando algo no les gusta no dudan en manipular a sus bases y sacarlas a la calle para intentar acorralar a sus rivales políticos. Son maestros en el control de los medios públicos de comunicación. No saben lo que significan palabras como demagogia, nepotismo, amiguismo… sin embargo aplican al dedillo dichos conceptos en su vida diaria cuando consiguen gobernar. Tal es su afán de poder que en muchas ocasiones se pelean entre ellos formando diversas “familias” cuyo único objeto es controlar el aparato del partido y a partir de él controlar el poder. Se rodean de empresarios amigos a los cuales benefician constantemente con la seguridad del efecto boomerang de esos beneficios. A pesar de todo lo anterior consiguen que una gran masa de la población española los admire y defienda, y crea que de verdad le preocupan al partido.

P.S.O.E. (Poder somos o estamos): Bajo estas siglas se agrupa una serie de personajes que alcanzan todo el espectro que pueda reunirse entre el centro y la extrema izquierda. Su meta es el poder, así de claro. Para ello no dudan en mentir, manipular y repartir falsas sonrisas entre el personal. Cuando gobiernan, sus ministros gustan de trajes caros y sus ministras de vestidos caros carísimos. Y a todos ellos les encanta vivir por encima de sus posibilidades a costa del contribuyente, asistiendo a actos llenos de glamour, elitismo y distinción. Cuando algo no les gusta no dudan en manipular a sus bases y sacarlas a la calle para intentar acorralar a sus rivales políticos. Son maestros en el control de los medios públicos de comunicación. No saben lo que significan palabras como demagogia, nepotismo, amiguismo… sin embargo aplican al dedillo dichos conceptos en su vida diaria cuando consiguen gobernar. Tal es su afán de poder que en muchas ocasiones se pelean entre ellos formando diversas “familias” cuyo único objeto es controlar el aparato del partido y a partir de él controlar el poder. Se rodean de empresarios amigos a los cuales benefician constantemente con la seguridad del efecto boomerang de esos beneficios. A pesar de todo lo anterior consiguen que una gran masa de la población española los admire y defienda, y crea que de verdad le preocupan al partido.
¿Cómo? ¿Qué el texto es igual? Pues sí, porque la misma descripción sirve para ambos partidos. Y usted se preguntará dónde está la diferencia. Pues muy sencillo: en el PSOE se hace lo mismo que en el PP pero se rodea todo de un aura de progresía y legitimidad que les permite, por ejemplo, presumir de adalides de la igualdad hombre-mujer por el hecho de tener ministras en su gobierno y vender que el PP es machista y retrógrado (aunque también las tuviera); o les permite que una ministra suelte un discurso de preocupación y apoyo a los más desfavorecidos o de viva el proletariado vistiendo un chaquetita de alta costura valorada en unos 10.000.-€.

E.U. (Enveja Unida): Bajo estas siglas se reunieron una serie de partidos, -la mayoría de ellos totalitarios-, que tienen un valor en común: la envidia. El votante de EU no puede soportar que haya una persona que gane o tenga más dinero que él. No entiende que puede trabajar más o prepararse mejor, y prefiere que sea el Estado quien le dé lo que debe quitarle al que tiene más. No obstante, sus dirigentes no le hacen ascos a los aumentos de sueldo de los diputados, ni rechazan los regalos y prebendas de todo político. Es tal el nivel de envidia que hasta sus dirigentes andan a hostias porque alguno tiene o manda más que los otros. En cualquier caso en sus guerras internas se ha producido un hecho bastante evidente: si juntas varios partidos totalitarios el más fuerte terminará machacando a los demás. Tal vez por eso el PC intenta machacar al resto de corrientes. Además de la envidia tienen otra gran característica: no existe partido en el mundo que hable y venda más la democracia y se la crea menos. Unos monstruos. Más bien unos monstruos envidiosos.

Tal vez en próximas entregas nos dediquemos a los demás partidillos políticos. O tal vez no, quién sabe.

1 comentario:

www.checheche.net dijo...

Bonico yo estoy depre tras saber que Espe y Ruizga no llevarán sus batallitas particulares al Congreso :P:P:P

Little