ESTE BLOG SE CERRARÁ EN BREVE (si no tenemos tiempo para mantenerlo... ¿para qué tenerlo parado?)

jueves, 13 de septiembre de 2007

Manual del perfecto progre VIII: Cuestión de diseño

Hasta ahora ha evolucionado perfectamente: ejerce el gafapastismo, se empapa de el País, se relaciona con homosexuales, posee compañera progre, y hasta se permite hablar algo de política y presumir de Fassbinder. Pero vamos a entrar en una nueva fase de especialización en la que se le exigirá algo más. En próximas entregas refinaremos sus gustos, especialmente los políticos, y haremos que deje de ser un simple modernillo y entre por la puerta grande de la sociedad en su nueva faceta de progre (¿ya se ha dado cuenta del cambio en el título?). Pero debe empaparse de toda una serie de gustos, ideas y costumbres absolutamente necesarios. Y para ello empezaremos por el diseño.
El diseño… qué maravillosa palabra. Ahora entenderá que rodearse de homosexuales también tiene sus ventajas, pues es científicamente imposible que, entre sus nuevos amigos, no tenga algún interiorista.
La casa: ¿Acaso vive usted en uno de esos clásicos pisos burgueses? ¿o en un rústico chalet con tejadito a dos aguas? Piqueta. No se preocupe por el dinero que a usted le sobra. Llame a los obreros y láncese a la piqueta. ¿Por qué? Se lo explicamos.
Si vive en chalet es imprescindible terminar con el pequeñoburgués tejado a dos aguas. Vale que es práctico cuando llueve, pero aquí no importa lo práctico sino lo que se ve y se estila. Convierta su chalet en una continuidad de cubículos ensamblados de ventanas alargadas. Sólo cuando su chalet parezca un instituto de secundaria podrá preocuparse por el interior.
Si vive en piso lamentablemente no podrá hacer nada con la fachada, pero el interior da para mucho tanto en piso como en chalet. Piqueta. ¿Ya tiene a sus albañiles piqueta en mano y a su interiorista pavoneándose entre los ladrillos? Piqueta. A la mierda las paredes… (Nota: ¿ya trata a las inmigrantalbañiles sin papeles como a perros? ¿y luego manifiesta en público su apoyo a los sin papeles?... nos tiene impresionados. Se ha metido perfectamente en su papel de progre… siga practicando.) Y como decíamos, a la mierda las paredes…
Compréndalo. Usted ya no vive en un piso, vive en un loft. Espacios. Luz. Todo diáfano. Ésta es su nueva casa. Lo de menos es que haya que tantear diversas figuras geométricas para abrir el grifo, o que no haya una puta silla normal donde sentarse. Ni siquiera es importante que haya que subirse a un taburete para ver algo por la ventana. Lo importante es que usted ya dispone de un loft para lucir ante sus nuevos amigos.
Líneas, espacios libres, más líneas, una carísima figurilla étnica, un más caro aún cuadro moderno y su loft ya estará a punto para lucir en sociedad.
El restaurante: Pero el diseño le acompañará a todo lugar al que vaya… y cómo no, al restaurante. ¿Aún visita esos pegajosos y mugrientos bares hispanos donde sirven horripilantes patatas bravas y trasnochadas tortillas españolas? ¡¡¡¡Deje de hacerlo!!!! Abandone de inmediato tan casposa costumbre si no quiere ser ignorado en su nuevo círculo. Ahora lo suyo es lo oriental.
Que nooooo. Que no tiene usted que ir al típico restaurante chino vacío del barrio. Usted debe buscar un local moderno, frío, lleno de líneas… un thai o uno de esos nuevos locales de cocina semi-oriental de diseño que cada día proliferan más por la ciudad. El shusi va a formar parte imprescindible y fundamental en su dieta, así que vaya acostumbrándose al pescado crudo. ¿Pero qué hace? ¿Va a ser capaz de entrar en un oriental de diseño sin dominar el arte palillero? Olvídelo. Practique en casa si es necesario, pero no olvide que no es ni modernillo ni progre usar los rancios cubiertos occidentales. Cuanto mejor maneje los palillos más progre será. Y si es capaz de llevarse a la boca una bolita de arroz con pescado crudo sin que se le caiga habrá entrado en el olimpo de la modernidad y la progresía. ¿Conseguido? Enhorabuena. Ya comienza a dominar el mundo, nadie quedará indiferente ante un gafapastista dominando el arte del palillo en un lugar de diseño.
¿Qué no se aclara? Le daremos una pista. Cójase una guía de restaurantes y busque una crítica del estilo “Café-bar-restaurante de diseño minimalista pero con un toque de frescura. El local está regentado por un inglés, Johnco Jones, y un francés, Fransuá Cuineg, por lo que la gastronomía es claramente internacional, una pequeña selección de manjares italianos, franceses, mejicanos, japoneses y árabes. Delicioso el tagine de Egipto, los wontons el vapor aderezados con vino shoasing, la quesadilla con le-mins a la parrilla o los escalopines al aroma de gengibre. Dignos de probar también sus postres líquidos, como el vodka de frambuesa, de chocolate blanco o el moscatel dulce. Los domingos no te pierdas el brunch.” Cuando lea algo así no lo dude: es el restaurante que busca. ¡¡¡No vea cómo le envidiarán sus nuevos amigos cuando cuente que ha degustado un exquisito brunch!!! (Nota: el restaurante debe ser caro de cojones, pero con una crítica así ya se habrá dado cuenta que lo barato es imposible).
Acostúmbrese a la ausencia de tabiques y al nuevo mobiliario de su casa, visite restaurantes de diseño, ejerza de palillero y no se pierda ningún brunch mientras practica las lecciones anteriores. Practique, que ya lo está consiguiendo.

6 comentarios:

keogh dijo...

Mire que hasta aquí había asumnido todas las lecciones, pero —lo reconozco— para dar este paso del brunch como que no ya me veo muy capaz... Me siento como aquel de la película de Demi Moore de soldado SEAL, que en los entrenamientos se iba a tocar la campana del barco porque no aguantaba más; lo intento, pero creo que el brunch y el loft van a ser mi puntilla, incluso más que "El País". Espero ansioso la lección del "lenguaje inclusivo/a". Por cierto, ¿qué es un/una brunch?

www.checheche.net dijo...

Nada bonico, no cuela.... usted fijo que cena en el Jackie Chan de al lado del bar restaurante el Faraón :P:P:P

Little

PKDOR dijo...

Seguro que en épocas anteriores usted se ha levantado alguna vez tarde y directo a la mesa para comer... pues si se pone unas gafas de pasta y se va a un local de diseño le llaman a eso brunch. Creo...

Y nada, ya saben. Se dejan ustedes de la rancia costumbre de salir de casa para ir al bar a almorzar y me lo cambian por salir del loft para ir al lounge a un brunch. Es que queda de un moderno...

PKDOR dijo...

Amigo Keogh:
He hecho los deberes y ya le he averiguado qué es exactamente un brunch.
Proviene de la contracción de las palabras breakfast+lunch, y consiste básicamente en almorzar al esyilo valenciano. Vamos, que es lo mismo que hacer un tetempié o el típico almuerzo de toda la vida en Valencia (ya sabes que en Madrid llaman almuerzo a loq ue nosotros llamamos comida), pero en lugar de irte a "esmorsar" te vas de brunch y quedas de moderno que no veas. Le pega a los modernillos y progres. Es más, es perfecto para ellos.
Supongo que la palabreja la habrá inventado algún neoyorkino amigo de Andy Warhol...

Keogh dijo...

el bueno de Lou Reed fense l'esmorsaret tots els dies en Nueva York, y él sin saberlo...

Anónimo dijo...

Joder, que a mí me gusta la comida oriental.

¿Soy progre por eso?

Pues nada a votar a Zapatiesa y a su elenco giliprogre.