ESTE BLOG SE CERRARÁ EN BREVE (si no tenemos tiempo para mantenerlo... ¿para qué tenerlo parado?)

jueves, 19 de julio de 2007

Manual del perfecto progre.- Introducción


¿Harto de ser ninguneado? ¿Harto de quedarse fuera de onda al hablar de arte o de música? ¿Harto de que le miren por encima del hombro? ¿Harto de que desprecien sus opiniones políticas? ¿Se siente usted incomprendido en este país tan moderno y progresista? Pues no se preocupe. En este blog va a encontrar usted la solución. Sólo tiene que seguir al pie de la letra las instrucciones que le daremos y por fin podrá acudir a cualquier lugar con la cabeza alta y vacilar a los amigos.

En breves capítulos le diremos cómo vestirse, qué música escuchar, qué leer, cómo hablar, cuáles deben ser sus gustos artísticos… todo lo necesario para ser una persona moderna y progresista. Y cómo no. También le diremos lo que no debe hacer ni decir.

Ser guay es complicado pero no imposible. Tenga paciencia y poco a poco descubrirá que usted puede. Su vida cambiará por completo y siempre nos lo agradecerá.

La guía rápida: Ya le hemos dicho que aprenderá poco a poco. Pero aun así hay aspectos que deben afrontarse de inmediato ¿o acaso se iniciaría usted en un gimnasio sin vestir un atuendo deportivo? Pues esto es lo mismo. Para ser chupiprogreguay primero hay que parecerlo.

Norma 1: Busque por su casa. ¿Ve por algún sitio “El Mundo” o “Las Provincias”? Si los ve es un mal comienzo, pero aún estamos a tiempo de salvarle. Deshágase de ellos. En próximas entregas le indicaremos qué debe opinar de estos diarios, pero de momento quémelos.
Baje al kiosco. Compre “El País”. Dóblelo cuidadosamente y póngaselo bajo el brazo de manera que la cabecera del diario sea bien visible. Camine ufano por la calle y no olvide que es imprescindible que todo el mundo perciba que usted lee “El País”. ¿Se ha parado a tomar un café? Perfecto. Pida un café solo y deje el periódico sobre la mesa. ¿Qué ha hecho buen hombre? El diario debe dejarlo con la cabecera hacia arriba. Que todo el que pase vea a su vera “El País”, ¿o quiere que alguno piense que lee otra cosa y convertirse en un apestado? Recuerde esta máxima: Lo importante no es leer “El País” sino que la gente vea que usted lee “El País”.

Norma 2: Vale. El observador ya sabe que lee “El País”. Es un primer paso para que le consideren progre, moderno y guay, pero ¿es suficiente? Nooooooooo. Mírese en el espejo. ¿Lleva las pasadas gafas de concha? ¿o acaso es usuario de esas horteras monturas al aire? ¡¡¡¡¡¡¡ Corra, corra, corra!!!!! Corra a la óptica más cercana y cómprese unas gafas de pasta. De acuerdo. Las gafas de pasta son incómodas de cojones. Pero el gafapastismo es esencial para ser guay. ¿Ya se las ha comprado? Perfecto, ahora ya puede leer tranquilo. Y recuerde: “El País” y el gafapastismo son fundamentales para alcanzar nuestros objetivos.

Perfecto. Ya está usted preparado para iniciarse en el manual del perfecto modernillo. De momento no opine mucho, podría meter la pata. Y no se preocupe si aún no desprende un aire sobrado. Lo conseguirá con el tiempo.

Sea paciente. Pronto tendrá nuevas entregas.

2 comentarios:

keogh dijo...

Genial; espero nuevas entregas

www.checheche.net dijo...

Donde esté presentarse en un bar con la cabecera del Valencia Hui hacia arriba :P:P:P:P:P Eso sí es de progre :P:P:P

Little