ESTE BLOG SE CERRARÁ EN BREVE (si no tenemos tiempo para mantenerlo... ¿para qué tenerlo parado?)

lunes, 2 de julio de 2007

Africanus el hijo del cónsul

Estrenamos nueva sección. En “Sopa de letras” hablaremos de libros, ese objeto tan desconocido para los políticos.

Hoy comienzo con una crítica calentita, porque es el libro que acabé de leer ayer.

Título: Africanus, el hijo del cónsul. (Ahí tienen el link por si les interesa)
Autor: Santiago Posteguillo
Editorial: Velecio

El autor: En este caso resulta que conozco personalmente al autor, que fue un buen amigo en los tiempos del colegio. En tantos años que le he perdido el contacto lo que resulta obvio es que ha aprovechado el tiempo mejor que yo, ya que por lo visto es una eminencia universitaria en temas de lengua inglesa. Por otra parte, visto el libro que ha escrito, me ha demostrado que yo no sé nada. Che, un monstruo.
La novela: Las novelas históricas tienen normalmente un serio inconveniente para su autor: el lector ya conoce el final. Por ello el escritor debe enganchar al lector con algo más que la trama, porque tanto ésta como el desenlace son previamente conocidos.
Y el sr. Posteguillo ha sabido, en su primera novela, conjugar todo lo necesario para escribir uno de esos libros que apetece devorar, de esos que te fastidia que te interrumpan o que deseas un rato tranquilo para continuar leyendo.
El autor nos cuenta la historia de la Segunda Guerra Púnica y lo hace de forma amena e interesante. Pero yo, por encima de otras consideraciones, quiero destacar los dos aspectos que más me han impresionado: 1.- Mientras lees la novela aprendes. Sin que te des cuenta te ves metido en un torbellino de interesantísimos datos sobre las batallas, las costumbres romanas, el devenir de la guerra. Sólo el autor sabrá las horas que se ha metido entre pecho y espalda para documentarse. 2.- Entre batallas e historia el autor aprovecha para meternos solapadamente la historia de Tito Macio Plauto, contemporáneo de Publio Cornelio Escipión, y nos da una soberana lección de teatro clásico. Para quitarse el sombrero.
En definitiva. Más que aconsejable yo diría que de obligada lectura a todo aquél al que le interese la historia de la antigua Roma que, no lo olvidemos, es nuestra historia.
La segunda parte está en preparación. Yo ya estoy esperando con muchas ganas... (¿no es ésta la mejor crítica que se le puede hacer?)

3 comentarios:

www.checheche.net dijo...

Todo lo que quieras pero.... ¿Escipión era quiquista o carbonista?

Little

JL dijo...

@ little:

en todo caso, sería antivalencianista, porque se cargó a Aníbal.

PKDOR dijo...

Yo que pensaba que íbamos a iniciar un interesante debate en latín acerca de las instituciones del Derecho Romano, y me salen ustedes con quiquistas y carbonistas...